From Sunday Morning to Junior Dad IV.1992-2004

Día 31. Magician

La noticia de que el siguiente disco de Lou Reed no aparecería hasta Enero de 1992, aunque inicialmente iba a publicarse en Diciembre de 1991, por la única razón de que podía amargarle la navidad al oyente, lógicamente, me puso los dientes largos. ¿Que era eso que tenía preparado Lou? ¿Tan impactante podía ser? Ay amigo, no te haces una idea.

Magic and Loss es una experiencia única. Reed había vuelto al esquema de Berlín ya en su aclamado New York de 1989, y Songs for Drella, el homenaje a Warhol, compartía la unidad temática en las canciones. En este nuevo trabajo, el viaje que se propone es otra cosa. Es un recorrido por la enfermedad, el sufrimiento, la injusticia natural de las cosas, la magia y la pérdida. Dedicado a Doc Pomus -compositor de algunos clásicos Americanos- y de una desconocida Rita, muertos de cáncer. Advierte Lou en la contraportada: “Entre dos abriles perdí dos amigos. Entre dos abriles, magia y pérdida”.

Otra vez es un disco novela que pide la implicación total del oyente. Durante la gira de Magic and Loss, los medios dieron caña a Lou por obcecarse en tocar en pequeños teatros y exigiendo silencio absoluto. Dieron la imagen de un Reed maniático y pedante, una vez más, sin haber entendido la obra en toda su magnitud. El público tampoco quedó satisfecho con las personales y extremadamente delicadas canciones en shows cercanos a la misa dominical.

Pero Lou estaba ya en otra esfera y sí tuvo ahora el apoyo de los críticos en su magistral obra. Magic and Loss dejó en estado de shock a más de uno y resulta una obra conmovedora, dura, sencilla en arreglos y de una sensibilidad extrema. Completaría este disco a New York y Songs for Drella, convirtiéndolos en supuesta trilogía con la excusa del formato que los tres compartían -los mismos de Berlín en 1973-, además del sello discográfico Sire Records con el que Lou había vuelto a alcanzar la gloria después de abandonar RCA .

Todas las canciones tienen letras desgarradas, sin perder la ironía de Lou. Firma varias a medias con Mike Rathke, a la postre co-productor del disco también. Desde New York en el 89 hasta The Raven en 2003, Rathke fue un fiel escudero para Reed.Tanto él como el asombroso contrabajista Rob Wasserman están impecables en sus cuerdas. Brillantes y sencillas palabras que terminan por perturbar al oyente más duro. La escritura de Reed había llegado a otra de sus muchas cimas. Magic and Loss es una obra de arte sin peros, un mensaje directo al corazón y al alma. Una experiencia acojonante que recompensa el espíritu del valiente y, a medida que avanza la aguja, cada vez más deprimido lector.

No sé quién hizo una crítica famosa sobre el trabajo -en general- de Lou Reed. Decía algo como “L.R. te lleva a los rincones más oscuros del alma y te deja allí”. Estoy bastante de acuerdo, aunque creo que después de la experiencia, al final Lou casi siempre abre una ventana. Finales que depuran el sufrimiento y dan esperanza.

Nunca más claro que en el último tema del disco, Magic and Loss, y esa frase que ya nunca se borraría de mi mente: “Hay un poco de magia en todas las cosas, y luego alguna pérdida para compensar las cosas”. Espiritualidad  y resurrección. Compasión y realidad. Lo más cerca que se puede estar del cielo es este impecable y duro, aunque finalmente redentor y reconfortante, Magic and Loss.

Difícil elección otra vez. Este es un disco que hay que escuchar entero y todas las letras están a un nivel altísimo. Magician es el tema que más me impresionó en mi primera escucha y es, otra vez, una de las mejores letras que escribió nunca Lou. Uno de los mejores discos, otra vez, sin duda ninguna.

Magic and Loss (1992)

1. Dorita

2. What´s good

3. Power and glory

4. Magician

5. Sword of Damocles

6. Goodby Mass

7. Cremation

8. Dreamin´

9. No chance

10. Warrior King

11. Harry´s circumcision

12. Gassed & Stoked

13. Power and glory part II

14. Magic and Loss

El Mago -Internamente-

Mago, mago, llévame en tus alas

y aleja suavemente las  nubes

Lo siento, siento mucho no tener conjuros

Solo palabras para ayudarme a desaparecer

Quiero algo de magia que me haga desaparecer

Quiero algo de magia que me haga desaparecer

Quiero contar hasta cinco

darme la vuelta y descubrir que ya no estoy

Llévame volando a través de la tormenta

y despertarme en la calma

Libérame de este cuerpo

de esta mole que se mueve por mí

Déjame dejar este cuerpo muy lejos

Estoy harto de mirarme

Odio este cuerpo dolorido

que la enfermedad ha ido desgastando lentamente

Mago, coge mi espíritu

por dentro soy joven y vital

dentro estoy vivo – por favor llévame lejos

Tantas cosas por hacer – es demasiado pronto

Para que mi vida termine

para que este cuerpo se pudra

Quiero algo de magia que me mantenga con vida

Quiero un milagro, no quiero morir

Tengo miedo de que si me duermo, no volveré a despertarme

dejaré de existir, cerraré los ojos y desapareceré

y flotar sobre la bruma

Por favor que alguien me escuche

mi mano no puede sostener una taza de café

mis dedos están débiles – las cosas simplemente se me caen

Dentro soy joven y guapo

Demasiadas cosas sin terminar

Me quitan hasta el aliento

Doctor, Ud. no es un mago – y yo no soy creyente

Necesito más de lo que la fe puede darme ahora

Quiero creer en los milagros – no solo creer en números

Necesito algo de magia para que me lleve lejos

Quiero algo de magia que me haga desaparecer

quiero algo de magia que me haga desaparecer

que me visite esta noche estrellada

Que sustituya las estrellas, la luna, la luz – el sol se ha ido

Llévame volando a través de la tormenta

y despertar en la calma

Volaré a través de la tormenta

y despertar en la calma

Día 32. I´m sticking with you

“I have a little surprise for you”. Así anunciaba Reed, durante el homenaje a Warhol en la fundación Cartier en 1990 y acompañado de John Cale -después de haber interpretado algunas canciones de Song´s for Drella– que a continuación se unirían a ellos Moe Tucker y Sterling Morrison para interpretar juntos, después de más de veinte años, Heroin.

Dicen que Lou Reed lloró de regreso a los camerinos. Los lazos se estrechaban de nuevo y no cerraban la puerta a la posibilidad de volver a trabajar juntos. El momento fue intenso y muchos esperábamos ya un nuevo disco de los Velvet. Sin embargo, después del Songs for Drella, Lou había publicado el brillante Magic and Loss y no habíamos tenido más noticias de planes juntos.

Así que fue una sorpresa enterarnos una mañana de que The Velvet Underground daban una serie de conciertos en Europa, y París (como no), sería uno de los destinos. Este pudo haber sido mi primer concierto de Lou. Y hubiese sido de la Velvet! Una lástima que la falta de reacción inicial nos dejase sin entradas. Se agotaron rápidamente. Solo pude leer las crónicas del concierto que hablaban maravillas. Poco después se editó el cd en directo, y recalco lo del cd porque me vi obligado a comprar mi primer reproductor. Siempre fiel al vinilo, me había resistido a adquirir uno. Velvet Redux Live MCMXCIII fue el primero de Lou, y por supuesto de The Velvet Underground que solo se estrenó en cd.

Prácticamente al mismo tiempo pudimos disfrutar el directo también en video, aunque no están todos los temas del disco. La verdad es que fue una alegría que palió un poco la decepción de no haber podido viajar a París.

Producido por el guitarra y mano derecha de Lou, Mike Rathke, conoció dos versiones. Una de disco doble y color azul y otra de un solo disco y color morado.Hay un par de canciones nuevas. La hermosa Coyote que firman Reed y Cale,  y Velvet Nursery Rhyme, una broma más que una canción, firmada por los cuatro. Impecables versiones de Venus in furs, White light/White Heat, Femme Fatale a cargo de Cale, Rock and roll, Sweet Jane, Pale blue eyes, Heroin y I´m waiting for the man.

Cuando se dio la noticia de su reunificación, Cale advertía con ironía que no pensaba tocar nada de Transformer, ellos no eran la banda de acompañamiento de Lou Reed. Sin embargo, muchos de los temas que interpretaron fueron compuestos y grabados originalmente sin estar Cale en el grupo. La situación económica de Tucker y Morrison no era boyante y fue una de las razones por las que Lou transigió. Otra, especulo sería, que Reed ya había alcanzado la posición y el reconocimiento que tanto se le habían resistido. Podía ser un buen momento para volver a la vida al grupo sin que se le acusase de oportunismo o de fracasado en su carrera en solitario.

En cualquier caso no duró. A los meses volvieron las discusiones y los problemas. Para continuar grabando juntos, Lou exigía un absoluto control sobre futuras producciones. Impuso muchas condiciones y presiones y en algún momento, el resto del grupo le mandó a paseo. Moe se quejaría siempre de que Lou no hubiese sido lo suficientemente solidario para ayudarles a ella y Morrison a sacarse unos dólares extra. Está vez, nadie se puso del lado de Reed.

Sylvia Morales que actuaba como manager de su marido, durante las negociaciones para juntar de nuevo al grupo, dijo: Nadie sabe lo difícil que es tratar con Lou. Ella si debía saberlo bien porque terminaron por separarse ese mismo año. Laurie Anderson ya había entrado en la vida de Reed en 1992. Y ella iba a convertirse en la compañera y amante que Lou había estado buscando. Sylvia le había servido durante toda una década para llevar una vida conyugal normal y alejarse del lado salvaje. Con Laurie, Lou encontraría una poeta, compositora, artista conceptual y colaboradora. Una compañera vital y no una mujer tradicional. Lo veremos mañana con Set the twilight reeling.

I´m sticking with you es un viejo tema Velvet cuya grabación original se encuentra en el disco “perdido”, VU de 1984. Esta vez no la he elegido ni por la letra, ni por la canción en sí -genial, por cierto-. La interpretan Moe, Sterling y Lou. Cuando vi el video por primera vez, me llamó la atención la voz casi extinguida del hierático Morrison. Y cuando Moe vuelve y termina de cantar dando paso a Lou, se le ve por un momento al borde de las lágrimas.

Sterling Morrison estaba enfermo de cáncer linfático. Moriría dos años después, en agosto de 1995, haciendo imposible una nueva reunificación de The Velvet Underground. Y convirtiendo está que nos ocupa en la última actuación del grupo.

The Velvet Underground Redux MCMXCIII (1993)

Disco uno
  1. We’re Gonna Have a Real Good Time Together
  2. Venus in Furs
  3. Guess I’m Falling in Love
  4. After Hours
  5. All Tomorrow’s Parties
  6. Some Kinda Love
  7. I’ll Be Your Mirror
  8. Beginning to See the Light
  9. The Gift
  10. I Heard Her Call My Name
  11. Femme Fatale
Disco dos
  1. Hey Mr. Rain
  2. Sweet Jane
  3. Velvet Nursery Rhyme
  4. White Light/White Heat
  5. I’m Sticking with You
  6. The Black Angel’s Death Song
  7. Rock and Roll
  8. I Can’t Stand It
  9. I’m Waiting for the Man
  10. Heroin
  11. Pale Blue Eyes
  12. Coyote

Estoy pegado a ti

Estoy pegado a ti

porque estoy hecho de pegamento

Hagas lo que hagas

Yo haré lo mismo

Asaltaste una diligencia bajo la lluvia

y yo hago lo mismo

Te vi colgando de un árbol

Y me hice la ilusión de que era yo

Estoy pegado a ti

porque estoy hecho de pegamento

hagas lo que hagas

yo lo haré también

Hay gente que se va a la estratosfera

Soldados luchando contra el Vietcong

Pero contigo a mi lado puedo hacer cualquier cosa

cuando bailamos, queda atrás el bien y el mal

Haré cualquier cosa por ti

Cualquier cosa que desees

Haré cualquier cosa por ti

estoy pegado a ti

estoy pegado a ti

Día 33. Trade In

En 1996, tres años después de la reunificación  de los Velvet, Lou Reed reaparecía con su nuevo disco Set The twilight reeling bajo el brazo. Muchas cosas habían cambiado durante esos tres años. Los conflictos con  sus compañeros se vieron atenuados por la muerte de Sterling Morrison  en 1995. Hasta el punto de que Cale, Moe y Lou, rindieron (discreto) homenaje al ex-velvet componiendo e interpretando una canción en su recuerdo para la ceremonia de introducción de la banda en el Rock and Roll hall of fame. Last night i said goodbye to my friend, es el título de la sentida despedida y puede verse la actuación buscando en Youtube. Pensaba ponerla en el post pero, a estas alturas, no quiero romper más reglas que yo mismo me había impuesto. Merece la pena buscarla. Después de la reunificación, Sterling había formado parte del grupo de Moe Tucker, manteniendo los dos y John Cale excelentes relaciones.

Así que sí , muchas cosas habían pasado desde el 89 al 96. La imagen de Lou mejoró considerablemente. Parecía haber rejuvenecido unos cuantos años. Ýa estaba divorciado de Sylvia Morales, llevaba una vida ordenada y no había dejado de trabajar intensamente. Pregonaba su amor por Laurie Anderson a los cuatro vientos y parecía verdaderamente feliz. Se relajó en su actitud con los medios y mostraba también cierta cercanía, en general, desconocida en Lou Reed hasta el momento.

Por todas estas razones, él mismo admitiría, Set the twilight reeling era un disco para Laurie. De hecho ella colabora en Hang on to your emotions, una preciosa canción. Se incorpora en la batería Tony Thunder Smith, que se mantendría fijo en el puesto durante largo tiempo. Lou recuperó a Fernando Saunders, su bajista y ocasional productor de los primeros ochenta en decrimento del grandísimo Rob Wasserman. Si tenemos en cuenta la misteriosa desaparición en este album de Mike Rathke, lo cierto es que Reed había disuelto la formación que había levantado New York y Magic and Loss. Otro giro, otro cambio, otra imagen. Mike Rathke había contraido matrimonio con la hermana de Sylvia Morales y puede que fuese esa la razón de su ausencia. También parece que Lou quería encargarse de todas las guitarras. Sí lo recuperaría para la gira y seguirá mano a mano con Lou durante mucho tiempo todavía.

Egg Cream, primer tema del disco, ya había sido estrenado en la B.S.O. de Blue in the face, complemento de la pélicula Smoke, ambas dirigidas por Wayne Wang y Paul Auster, y con apariciones de Reed muy divertidas en Blue in the face. Al igual que What´s good en el 93, cuando apareció antes en la B.S.O. de Until the end of the world de Wim Wenders, son versiones diferentes a las que aparecerían en los discos oficiales.  Lou intervendría intermitentemente en producciones y bandas sonoras de Wenders.

NYC Man es otra excelente canción reflejo del amor del autor por Nueva York. Finish Line está dedicada a Sterling Morrison, aunque su letra poco lo refleja. Sex with your parents (Motherfucker) es una divertido, irónico y furibundo ataque a los sectores republicanos de derecha, y termina llamando hijo puta a algún senador. Puro Lou, no hay duda.

Hookywooky es un vibrante tema en el que reconce que una vez terminada una relación, no se habla con ninguna de sus ex. Toma nota, Sylvia. Celos y relaciones en una Nueva York donde se confunden disparos con fuegos de artifício. Riptide es la venganza y el rencor, “she´s out of her mind”. Y finalmente, la estupenda Set The twilight reeling. Borrón y cuenta nueva, una vuelta a empezar de cero.

Trade In me parece la canción que más claramente pregona la necesidad del cambio y de esta vuelta a empezar para un Lou Reed de 54 años que todavía tenía cosas que contar, muchas y muy buenas. Este asesinato del viejo Lou y sustituirlo por este nuevo, desterrando al Reed chungo, chulesco y desagradable, por uno más agradable y sentido, fue genial para su público pero con el tiempo, no sé si fue un buen trato para Lou Reed.

Set the twilight reeling (1996)

1. Egg Cream

2. NYC Man

3. Finish line

4. Trade In

5. Hang on to your emotions

6. Sex with your parents

7. HookyWooky

8. The propositioon

9. Adventurer

10. Riptide

11. Set the twilight reeling

Pago a cuenta

Conocí a un nuevo yo a las ocho de la mañana, el otro se perdió

No fué un pago a cuenta, aunque no me habría creido el coste

Me desperté llorando mientras nos despedíamos

Yo y mi viejo yo

Cada día se devanece un poco más a medida que me convierto en otro

De hecho lo mataron, le había dejado de lado

Pero cuando lo volví a colocar, No pude encontrarle el corazón

descansaba bajo  una silla, en un lecho de brillante papel de aluminio

Si levantaba las hojas del papel, todavía le veía latir

Podía oir todavía su voz desperezarse, mientras yo decía:

Quiero un pago a cuenta

una catorceava oportunidad en esta vida

He conocido a la mujer de las mil caras

y quiero hacerla mi esposa

Cómo pude equivocarme tanto, Cómo pude creer que era verdad

Un niño criado por un idiota y depués ese idiota se convierte en ti

Cómo pude creerme una película, cómo pude creer en un libro

pero sobre todo como pude escucharte a ti, un bobo tan obvio

Toda un vida escuchando a gilipollas, es gracioso pero verdad

asi que líbrate de ellos me dije a mi mismo

pero primero me tengo que deshacer de ti

Quiero un pago a cuenta ,una catorceava oportunidad en esta vida

he conocido a la mujer de las mil caras y quiero hacerla mi esposa

Llévame  por la ventana, mi corazón le dijo a mi cabeza

por favor ponme bien, para que podamos empezar de nuevo

estaba tan equivocado que resulta gracioso, y no me puedo disculpar

pero en cambio tú puedes ser todo lo que yo no soy, en el segundo en el que muera

Quiero un pago a cuenta, la segunda oportundad en esta vida

He conocido a la mujer de las mil caras

y quiero hacerla mi esposa.

Día 34. Dirty Blvd.

Time Rocker es el título de la obra que el dramaturgo vanguardista Robert Wilson estrenó en 1997 en estrecha colaboración con Lou Reed. Además de con su propias ideas, Lou se encargó de la música componiendo una serie de canciones nuevas. Nunca se tradujo esta obra en disco, al menos no tal y como se interpretaron en el teatro. Una pena, aunque Reed incluiría varias de las canciones en sus siguientes discos. Es el caso del -enésimo- directo que nos ocupa hoy. Se va acercando el final del repaso, aunque todavía queda mucho por contar.

Perfect Night in London (1998), actuación en el Royal Festival Hall de Londres,  tiene un par de características especiales. La primera, como decía, que incluye tres canciones de Time Rocker: Talking book, Into the divine y Why do you talk. La segunda que, a pesar de haber pasado ya la moda de los directos “unplugged”, Reed pregonaba haber encontrado el sonido acústico más perfecto, gracias a unas guitarras especialmente desarrolladas para él. Lou llevaba tiempo ya usando guitarras fabricadas por encargo. En sus comienzos pasó de Gibson a Fender, diferentes modelos y a algunas otras marcas.   Pero terminó encargando a diferentes fabricantes instrumentos exclusivos. Algunas realmente chulas. Sonidos propios y alguna transparente. En la grabación se nota. Las guitarras suenan limpias y claras a pesar de la intensidad. Sin usar distorsiones ni efectos o al menos poco perceptibles.

Impresionan mucho varios clásicos más que las novedades -tal vez poco arregladas para la ocasión-. Vicious y Kicks suenan nuevas y potentes. Intensas Coney island baby, Original Wrapper y New Sensations. Hubiese recuperado alguna de estas dos últimas, con finales increscendo y clímax típicos Lou. Me apasionan la verdad. Suenan muy Velvet, muy Reed.

Pero claro, lo mismo podemos decir en cuanto a intensidad de la monumental Dirty Blvd. pero además con una letra insuperable, con la compasión de Reed por los marginales y su rabia ante la injusticia. Preciosa, dura e irónica. Adjetivos tantas veces usados anteriormente al analizar el trabajo de Lou.

La historia de Pedro, las calles de NYC y un libro de magia que le ayude a desaparecer.

Perfect Night in London (1998)

1. I´ll be your mirror

2. Perfect Day

3. The Kids

4. Vicious

5. Busload of faith

6. Kicks

7. Talking book

8. Into the divine

9. Coney Island baby

10. New sensations

11. Why do you talk

12. Riptide

13. Original Wrapper

14. Sex with your parents

15. Dirty Blvd.

http://grooveshark.com/#!/s/Dirty+Blvd+live/HC3DK?src=5

El sucio bulevar

Pedro vive en el Hotel Wilshire

mira por una ventana sin cristales

las paredes hechas de cartón, periódicos en sus pies

Su viejo le pega porque esta demasiado cansado para mendigar

Tiene nueve hermanos y hermanas, han crecido de rodillas

difícil correr cuando una percha te golpea en los muslos

Pedro sueña con ser mayor y matar a su viejo

Pero tiene pocas posibilidades, se va al bulevar

se va al sucio bulevar

voy a salir al sucio bulevar

bajar al bulevar

salir fuera

esta habitación cuesta 2000 dólares al mes

puedes creerlo tío, es cierto

en algún lugar el casero moja los pantalones de risa, moja sus pantalones

Nadie sueña con ser doctor ni abogado ni nada

Solo sueñan con hacer negocios en el bulevar

Dame tus hambrientos, tus cansados, tus pobres, me mearé en ellos

Eso es lo que dice la estatua de la intolerancia

Tus pobres masas afinadas, por que no aporrearlas hasta matarlas, acaba con ellas

y las tiramos al bulevar

tíralas al sucio bulevar

bajar al sucio bulevar

¿Has tenido furia en tu corazón? ¿has sentido furia en el corazón? ¿Alguna vez has tenido furia en el corazón?

Fuera hace una noche brillante, hay una ópera en el Lincoln Center

Las estrellas llegan en Limusina

Las luces de los focos iluminan el horizonte recortado de Manhattan

Pero las luces están fuera de las malas calles

Hay un niño pequeño junto al Lincoln Tunnel

Vende rosas de plástico por un dólar

El atasco de tráfico llega hasta la calle 39

Las putas de la tele invitan a los polis a una mamada

Y de regreso al Wilshire, Pedro se sienta a soñar

Ha encontrado un libro de magia en un cubo de basura

Mira los dibujos y levanta la vista al techo desconchado

Al contar tres, me largo de aquí

y volar lejos

quiero volar

volar lejos

quiero volar

de este sucio bulevar

volar, quiero largarme, largarme, volar, quiero volar

volar, volar, volar, déjame largarme, déjame, déjame largarme, largarme

volar, volar, quiero volar, volar, volar, volar lejos.

Quiero volar, volar, volar,volar,volar,volar, volar, volar, volar lejos.

Día 35. Turning time around

Lou Reed estrena década y milenio en total éxtasis creativo. Su nuevo disco, Ecstasy, esta repleto de muy buenas canciones, muchas guitarras y un sonido perfecto de nuevo. Limpio y cristalino hasta en los temas más sucios, que los hay. A mi personalmente me resulta una mezcla de Coney Island baby y The blue Mask, por ejemplo. O sea, más puro Lou Reed.  Físicamente como un roble, las actuaciones de esta gira fueron brillantes. Recuerdo la crítica al día siguiente al concierto en el Kursaal de San Sebastián, en el Diario Vasco y firmada por Iñaki Zarata, con el titular:

Lección Magistral.

La compenetración con sus músicos era absoluta. Seguían Mike Rathke a la guitarra, Fernando Saunders en el bajo y voces y Tony Thunder Smith en la batería. Impresionaba ver a Lou, dirigirles como un director de orquesta, pidiendo redobles a Tony u ordenando solos a Fernando, haciendo un leve gesto con la mano. Alargaba las canciones, improvisaba letras y se golpeaba el pecho al ritmo de Ecstasy.

Un servidor, que ya había podido asistir a unos cuantos de sus conciertos desde 1996 -el primero de la gira  Set the twilight reeling, Hokywooky Tour-, no dejaba de asombrarse del poder en directo del grupo y del sonido perfecto cuando el recinto lo permitía.  Así, perfectas, sonaron aquella noche en Donosti y algún día antes en Zaragoza, los nuevos temas de Lou Reed.

El disco contiene dos temas que me vuelven loco. Rock minuet, letra macarra habitual  y Like a Possum, una canción de 18 minutos. “Tengo un agujero en mi corazón del tamaño de un camión”. Le sigue a esta un tema instrumental, Rouge, un minutito tranquilo para coger aire. Son lo más áspero de un disco que cuenta también con otras dos canciones de la obra Time Rocker de la que hablaba ayer. Son Futture farmers of America y Turning time around. El album toca muchos temas habituales en Reed. Algunos personales otra vez. Baton Rouge, un cómo le van las cosas a su ex-mujer Sylvia, MadParanoia key of E o Modern dance. Temazos…

Ecstasy es una preciosa canción (“me siento como ese coche que vi hoy, sin radio, sin motor, sin capó”) con un Lou que en directo parecía volver a  los setenta, guitarra a la espalda. White Prism, Mystic child y sobre todo, Big Sky, donde el amor de Lou y Laurie no lo puede contener ni el cielo, son otros temas destacables. Distorsión y feedback con un sonido cristalino.

Y Lou empezaba su quinta década en el rock (60,70,80,90). Cuando muchos de sus contemporáneos no levantaban cabeza, estaban jubilados o se dedicaban a mantenerse con sus grandes éxitos, lo cierto es que Lou, no dejaba de trabajar y publicar nuevo material. Honrosas excepciones las hay, claro.

Repetiré lo de la difícil elección hoy también. Cualquiera de ellas podría servirme y me gustaría poner algo cañero como las mencionadas Like a Possum o Big Sky. Pero lo cierto es que siento debilidad por esta conversación entre Priscilla y Nick, que parece una poética adaptación de la que mantenían Margarita y Tom en Some kinda love, hace ya una eternidad en la discografía de Lou Reed.

Ecstasy (2000)

1. Paranoia key of E

2. Mystic child

3. Mad

4. Ecstasy

5. Modern dance

6. Tatters

7. Futture farmers of America

8. Turning time around

9. White prism

10. Rock minuet

11. Baton rouge

12. Like a Possum

13. Rouge

14. Big Sky

Dándole la vuelta al tiempo

-¿Cómo llamas al amor?

– Bueno, yo le llamo Harry

– Oh por favor, hablo en serio, a que le llamas amor

– Bueno, pues no lo llamo familia y no lo llamo lujuria

Y como es sabido, el matrimonio no es una obligación

Y supongo que al final es una cuestión de confianza

Si tuviera que darle nombre….llamaría al amor, tiempo

-¿Cómo llamas al amor? ¿No puedes ser más específico?

¿Cómo llamas al amor? ¿Es algo más que el jeroglífico del corazón?

-El tiempo no tiene significado, ni futuro ni pasado

Y cuando estás enamorado, no tienes que preguntar

Nunca hay tiempo suficiente para atrapar al amor

Dándole la vuelta al tiempo, darle la vuelta al tiempo

Eso es el amor, darle la vuelta al tiempo

Sí, eso es el amor

-Mi tiempo es tu tiempo, cuando estás enamorado

-Y el tiempo es eso que nunca te parece suficiente

-No puedes verlo ni atraparlo, es exactamente como el amor

Dándole la vuelta al tiempo, dándole la vuelta al tiempo

Dándole la vuelta al tiempo

Día 36. Burning Embers

Tres años después de Ecstasy, Lou Reed presentaba uno de los proyectos más ambiciosos de su carrera por muchas razones. The Raven, producido por su viejo amigo Hall Willner, con el que había colaborado en los homenajes discográficos a Doc Pomus (la inspiración de Magic and Loss), y Kurt Weill -donde Lou puso su grano de arena con los temas This magic moment y September song respectivamente- , The Raven, como decía, es un titánico proyecto que parece cerrar finalmente el circulo imaginario que sería la carrera de Reed.

Dada la situación política americana, muchos esperábamos un ataque directo, una especie de New York 2, donde Lou repartiera, con su habitual locuacidad, estopa al infame George W. Bush y su invasión a Irak y Afganistán. Tuvimos que conformarnos con verle luciendo una camiseta con el emblema “Buck Fush”, que instantáneamente se leía como “Fuck Bush”. Igual que no hubo segunda parte de Transformer, no habría secuela de New York. Sí reconoció Lou, haber grabado el tema Fire Music el mismo 11 de Septiembre que cayeron las torres gemelas en Nueva York.

En cambio, The Raven, se introduce en el mundo de Edgar Allan Poe y se entremezcla con el universo de Lou Reed. La obra tiene su origen en POEtry, la segunda colaboración teatral con el dramaturgo Robert Wilson. Volviendo al esquema de “disco-novela”  que compartían sus más emblemáticas obras (Berlín, New York, Songs for Drella y Magic and Loss), pero elevado al cuadrado. Disco doble que mezcla canciones con cortes interpretados como en el teatro, efectos de sonido y música de fondo incluido. No comprendo muy bien el término “conceptual”, aunque entiendo que se catalogase The Raven como tal. Pero si nos lamentamos de que la primera colaboración con Wilson no contase con su transcripción a disco Rock, nos congratulamos de que POEtry si la tuviese con The Raven.

Otros ya se habían acercado al trabajo de Poe. Un par de ejemplos: Peter Hamill, el alma de Van der Graaf Generator, produjo el disco operístico The fall of the house of Usher en 1991. En España, Radio Futura hizo popular a mediados de los ochenta el tema Annabel Lee, otro cuento de Poe.

The Raven contó -demasiado- tiempo después, con todo un libro en castellano para poder seguir el disco, los cuentos adaptados y la mezcla resultante de tan similares personalidades. Un libro precioso por cierto, con ilustraciones fantásticas del ilustrador de cómic italiano Lorenzo Mattotti. La editora del libro, entrevistada después de la muerte de Reed, nos regaló una descripción de Lou impagable. Desde la mirada no de una fan, sino de una colaboradora.

Lou explica en el libreto que acompaña al cd, como había admirado a Poe durante años, releyéndolo y recitándolo continuamente, y todavía se sorprendía y empezaba a entender los textos tras tantas revisiones. Consideraba al autor el padre intelectual de sus admirados William Burroughs y Hubert Selby. Para adaptar la obra de teatro a disco, el cantante contó con una serie de colaboradores, tanto musicales como actores, que dieron vida a los personajes y diálogos de las historias de Edgar Allan Poe. Steve Buscemi, Willem Dafoe , Elizabeth Ashley y Amanda Plummer son algunos de ellos. Las colaboraciones musicales corren a cargo de gente como David Bowie, The blind boys of Alabama, Ornette Coleman, Laurie Anderson o -un todavía desconocido- Antony.

Mi experiencia al escucharlo por primera vez -con las letras en inglés conseguidas a través de Internet- fue muy reconfortante y emocionante. Conocía bien a Poe. No sólo por haber leído varias de sus historias, sino gracias también a Roger Corman, Vincent Price y aquellas maravillosas y baratas adaptaciones al cine que realizaron. Si Price hubiese seguido con vida, recitaría seguro a las ordenes de Lou en The Raven. Willem Dafoe lo hace perfectamente en cualquier caso.

Centrándome un poco en la obra, hay que decir que conoció dos versiones. Una, con todos estos diálogos y efectos incluidos, dos cds. Otra, un solo disco que conserva solo las canciones. Por supuesto, recomiendo todo el pack. La edición completa, el libro El Cuervo de Ediciones Alfabia y escucharlo mientras se lee de principio a fin. Y si lo hacéis por la noche, en silencio y dejando solo una tenue luz, el viaje será completo y los sentidos estarán afilados para los muchos sobresaltos e intensos sentimientos.

Lou comparte con Poe la curiosidad por las motivaciones del ser humano, la culpa, el impulso irrefrenable que nos lleva a cometer actos que sabemos no están bien. Y es de todo esto de lo que trata The Raven. Y de mucho, muchísimo más. Es verdaderamente una obra colosal.Implica tanto esfuerzo para el oyente que pocos lo hicieron, con lo que el disco no se vendió demasiado. Mañana propondré añadir al pack el siguiente trabajo de Lou, el directo Animal Serenade, que completa perfectamente a The Raven.

No voy a diseccionar la obra. Como con Magic and Loss, me resulta imposible. Incluso más difícil. Hay que vivir la experiencia. Las almas -más o menos torturadas- que se dejen llevar por el cuervo, tendrán su recompensa. Y esta vez Lou tampoco os dejará solos en los oscuros recovecos del ser humano. Tendremos el (habitual) reconfortante final y Lou Reed será nuestro ángel guardián durante el viaje.

Solo añadir que si este hubiese sido el último trabajo de Lou Reed, el circulo se habría completado casi perfectamente. Lou utiliza todos sus recursos vocales. A veces canta como el Reed de Transformer (Science of the mind), otras parece el de The blue mask (Blind Rage) e incluso -al margen de su voz- reivindica el Metal Machine Music en Fire Music. Muchos detalles que convierten el disco en un compendio de los aciertos de Lou durante toda su carrera, demostrando todo lo que comparte con Poe y lo mucho que le había aportado a su propio trabajo. Recupera The Bed y Perfect day -esta a cargo de Antony- como nexos con el autor maldito que tanto influyó en las escrituras de Lou. Vanishing Act era un impresionante y fantástico tema de la anterior obra con Wilson, Time Rocker. Y hay mucho, mucho más en este discazo que pudo haber sido el colofón perfecto de su trayectoria. Pero Lulu sería un regalo extra, una última visita que nadie esperaba.

Y bueno, lo de siempre. Podía haber elegido tantas…Vanishing Act (absolutamente sublime), Edgar Allan Poe (presentación cañera del autor), Broadway song (Buscemi interpretando como Sinatra), Blind Rage (la hostia), I Wanna know (con los Blind Boys), Call on me (delicadeza con Laurie), Who am I? (inmensa), Hop Frog (se hace corto Bowie) o Guardian Angel (delicadísimo temazo).

The Raven (2003)

Disco 1. Acto 1: La obra

1. The conqueror worm

2. Overture

3. Old Poe

4. Prologue (Ligeia)

5. Edgar Allan Poe

6. The Valley of unrest

7. Call on me

8. The city in the sea/ shadow

9. A thousand departed friends

10. Change

11. The fall of the house of Usher

12. The Bed

13. Perfect day

14. The Raven

15. Ballon

Disco 2. Acto 2.

1. Broadway song

2. The tell tale heart part 1

3. Blind rage

4. The tell tale heart part 2

5. Burning embers

6. Imp of the perverse

7. Vanishing Act

8. The cask

9. Guilty- spoken

10. Guilty -song

11. A wild being from birth

12. I Wanna know (The pit and the pendulum)

13. Science of the mind

14. Annabel Lee /The bells

15. Hop Frog

16. Every frog has his day

17. Tripitena´s speech

18. Who am I? (Tripitena´s song)

19. Courtly orangutans

20. Fire music

21. Guardian Angel.

Rescoldos ardientes

Atraviesa el cristal de la ventana

Cae al vació sintiendo la lluvia,

y que tu corazón delator camine sobre cristales rotos

Mira a través de los barrotes de una sucia celda,

Elévate hasta el cielo, lánzate al infierno;

Escucha a tu corazón delator

Prendiendo fuegos en el crepúsculo fantasmagórico

te veremos vestirte, y apretaremos las tuercas de tu miedo;

Verás devanecerse las apariciones

Ah…salta sobre la mesa, y escaleras arriba,

Contempla el aire subido al tejado,

Y que tu corazón delator camine

sobre cristales rotos

¿Estoy soñando Leonor?

¿Cómo pudo la muerte separarnos sin más?

Leonor, te veo arder

Y yo caminaré sobre rescoldos ardientes,

sobre rescoldos ardientes

Sobre rescoldos ardientes, corazón delator.

Sobre rescoldos ardientes, sobre rescoldos ardientes

Sobre rescoldos ardientes,

corazón delator.

Día 37. Venus in furs

Animal Serenade es el directo que Lou Reed presentó en 2004. Corresponde la grabación a un concierto en Los Angeles, dentro de la gira de The Raven. Desde los tiempos de The Velvet Underground y su viaje fallido a la costa oeste americana, lo cierto es que las giras de Lou han tenido siempre localizaciones europeas o, generalmente en América, la costa este. Nunca fue un tipo muy popular en los estados que conforman el sur de los EEUU.  y mucho menos en las sesgadas, extremistas y tradicionales mentes de sus gentes. España, Italia, Alemania y sobre todo Inglaterra y Francia, siempre supieron valorar el trabajo de Reed y -sin contar la ciudad más europea de los USA , Nueva York-, la mayor parte de su devoto público son oriundos europeos.

París y Londres fueron dos ciudades especialmente importantes en su carrera, aunque Lou también visitó España con asiduidad e hizo buenos amigos en Barcelona, Madrid y San Sebastián desde finales de los noventa. También paró a descansar junto a Fernando Saunders, después de un concierto en la capital española, en los montes Navarros, comió alubias en Tolosa y se aficionó a las cuajadas caseras de Betelu. Sus “Special yogurts”.

Entre todos los conciertos de Lou Reed a los que he asistido desde 1996, los correspondientes a esta gira fueron los mejores, aunque me cuesta decirlo. Como afianzando que se cerraba el circulo, tal y como apuntaba claramente The Raven en 2003, el setlist de los directos era un repaso sin precedentes en ninguna otra gira a toda su carrera. Lou y sus escuderos –Mike Rathke, Fernando Saunders, Tony Thunder Smith y tres nuevas incorporaciones: Jane Scarpantoni, Antony y el maestro de Tai-chi de Lou (para verlo) – interpretaban una lista de canciones muy poco habituales de escuchar en directo desde hacía mucho tiempo, al menos tantas juntas.

The day John Kennedy died, fabulosa crónica de cómo fue ese 23 de Noviembre para Reed, Street Hassle y la velvetiana All tomorrows parties, muy potentes en directo. Candy Says a cargo de Antony, las fabulosas Sunday Morning, Heroin y Venus in furs de su debut con los Velvet (cerrando ciclo o circulo o como queráis) y así, pasando por títulos de Berlín, Street Hassle, Mistral, New York , Songs for Drella o Set the twilight reeling, hasta completar con otros de The Raven.  Hay incluso una canción propia de Fernando Saunders -a la postre también productor del album- Revien Charie, perfecta muestra de lo que sería su posterior e interesante trabajo en solitario.

Asistimos a dos conciertos de esta gira. El sonido era brutal, absolutamente perfecto. Ayudaban los escenarios, claro. El Kursaal de Donostia y el Euskalduna de Bilbo de impecable y cristalina sonoridad. El Lou maníaco del control y en busca siempre de la mayor calidad de audición en sus discos, había ganado la batalla y encontró ese sonido perfecto para sus grabaciones, hacía ya bastante tiempo.

Venus in furs es una canción imprescindible en la carrera de Lou Reed, además de una de las más representativas de The Velvet Underground. He tenido mis dudas para elegirla y para variar, pero el recuerdo imborrable del solo de cello que se marca la Srta. Jane Scarpantoni – Sweet Jane con brote psicótico- al más puro estilo John Cale, y del estruendo, arritmias varias y pelos erizados que provocó, no me ha dejado más opción que seleccionarla como muestra del gran directo que es Animal Serenade. Aunque aquí no tocó Heroin.

Estamos en 2004 y este homenaje tiene los días contados.

Animal Serenade (2004)

Disco uno

1. Advice

2. Smalltown

3. Tell it to your heart

4. Men of good fortune

5. How do you think it feels

6. Vanishing act

7. Ecstasy

8. The day John Kennedy died

9. Street Hassle

10. The Bed

11. Revien Cherie

12. Venus in furs

Disco dos

1. Dirty Blvd.

2. Sunday Morning

3. All tomorrow´s parties

4. Call on me

5. The raven

6. Set the twilight reeling

7. Candy Says

8. Heroin

CUANTO MAS VOLUMEN, MEJOR.

La venus de las pieles

Brillantes, brillantes, brillantes botas de cuero

la niña del látigo en la oscuridad

Viene con cascabeles, tu siervo no le abandones

Azótale mi ama y cura su corazón

Pecados aterciopelados sacados de fantasías callejeras

compra los disfraces que ella llevará

Pieles de armiño le dan aspecto imperiosa

Severin, Severin, te espera allí

Estoy cansado, estoy aburrido

Podría dormir durante mil años

Cientos de sueños que podrían despertarme

Diferentes colores hechos de lágrimas

Besa la bota de brillante, brillante cuero

Brillante cuero en la oscuridad

Lame las correas, el cinturón que te espera

Azótale mi ama y cura su corazón

Severin, Severin, habla tan bajito

Severin de rodillas

Prueba el látigo claramente no entregado con amor

Prueba el látigo, ahora suplica para mí.

Estoy cansado, estoy aburrido

podría dormir durante miles de años

miles de sueños que podrían despertarme

diferentes colores hechos de lágrimas

Brillantes, brillantes, brillantes, botas de cuero

La niña del látigo en la oscuridad

Serverin tu siervo llega con cascabeles, por favor, no le abandones

Azótale mi ama y cura su corazón.

Anuncios

2 comentarios en “From Sunday Morning to Junior Dad IV.1992-2004

  1. Excelente tu repaso critico sobre el Lou que yo deje de escuchar despues de Magic Loos. Me he perdido 20 anyos del superhombre. Pero seguire tus amables recomendaciones y me sumergire en los discos que ayer me recomendaste cuando encuentre el momento propicio.
    Es que son casi 50 anyos de carrera musical, la de Lou. ES una obra inmensa, en evolucion continua en busca de la excelencia musical y poetica.
    Tu has sabido asimilarla de maravilla, quedo muy lejos de tu profundizacion musical, biografica y literaria en el personaje.
    Pero yo lo vivi intensamente en la segunda mitad de los 70s y los 80s. en su epoca mas gloriosa y arriesgada. Era su gran momento.
    TRANSFORMER, BERLIN, SALLY, RR ANIMAL, LIVE, MMM, STREET H.,
    Ya solo con estas obras se gana Lou la gloria artistica.
    Pero claro, yo acerrimo fan, renegue un poco con sus discos posteriores, que aunque me gustaban no eran mis favoritos. Hoy, los anteriores, de tan machacados los tengo un tanto apartados, por eso prefiero ahora su obra mas jazzy, el RR HEART, growing up, Bells, luego Blue, Legendary, Mistral, Sensations.
    Tambien la musica va ligada a una epoca, un clima, una cultura del momento, y los 70 y 80 fueron mi adolescencia. Todo era distinto. Ley de vida.
    Muchos se quedaron con el Lou yonki, y renegaron del Reed que no se drogaba-aun conservo el rock comic editado en espanya en los 70s con portada de Nazario, dibujos de Ceseppee y otros, con traduccion de sus letras mas im portantes, todo rezumaba vicio, homosex, caballo y demas perversiones atribuidas al Lou epoca rubio, tan romantica y seductora en su decadentismo turbulento. Este comic patrio fue el que Lou luego fusilo en TAKE NO PRISIONER, en portada y dibujos en carpeta interior desplegable, en su edicion foranea. Es que Lou en Espanya realmente era un supermito en la escena contracultural rokera del momento.
    He podido escuchar hace unos dias una grabacion en directo en Paris que interpretaba -en el 76 o 78- uno de los temas de Berlin, con una flauta dominando el espectro, en un tema interpretado dulcemente por Lou. Pues el publico, la mitad silbaba pq queria el Lou canyero, mientras otros le aplaudian para contrarrestar los silbidos. Esta es la lucha de Reed, salir del encasillamiento para buscar lo nuevo sin dejarse arrastrar por las exigencias del mercado o de una audiencia poco receptiva.
    Lou gran artista. Estoy seguro que pronto el sistema educativo patrio lo incluira en los libros de texto de Musica leccion contemporanea para los estudiantes de instituto de segundo de la ESO. Pero ya esto no me gusta a mi nada. Que el sistema no lo asimile tan pronto, por favor. Ademas, los chicos llegarian a aborrecerlo por la obligacion de estudiarlo. Esperemos que su malditismo, que el se encargo de likidar, nos evite el mal trago de verlo institucionalizado.
    Gracias por prestar atencion a mis comentarios, Motorcycle Boy.

  2. Hola otra vez Enrique.
    Gracias a ti por el interés, es un placer leer tus comentarios. Reconozco un poco de envidia, por eso que comentas de que viviste el gran momento de Lou. Desde luego tuvo que ser una flipada cuando aparecieron esos discos. Mucho de su público de esos años, al menos aquí en España, fueron abandonándole en los ochenta. Quien puede culparles? Metal Machine Music me hubiese hecho odiar a Lou seguro de haberme gastado el dinero cuando se publicó.
    Cuando estuvimos viéndole en Londres en 2006 en la gira con Berlín, me sorprendió al entrar en la sala, que podías distinguir perfectamente a los fans de la época de Transformer, a los de la Velvet, góticos de Berlín….
    Era muy divertido, me hizo mucha gracia, hasta que pensé en la pinta que yo llevaba (vaqueros, camisa negra y chupa de cuero) y me di cuenta que el resto sabía que yo era de la época de New York….
    La cantante Alaska, cuyo nombre artístico está sacado de la canción de Lou, Caroline says, dedicó en su programa de radio un tiempo a Lou Reed cuando murió. Reconocía ella que dejó de seguir a Lou después del Rock and Roll animal. Ella es más de Transformer y Bowie….
    Y que bueno lo del comic de Nazario y esas anédotas que cuentas. Buenos tiempos supongo.
    Espero tus comentarios sobre los discos que vayas descubriendo, con tiempo y saboreándolos.
    Muchas gracias otra vez, una visión interesante la que aportas.
    Por cierto, tranquilo. Dudo mucho que Lou sea algún día estudiado en el cole. Recuerdo las clases de música en el insti con mi profesora sexagenaria pinchando Nilli Vanilli.
    Seguramente aprenderíamos demasiado y sobre demasiado. Y con toda seguridad, seríamos mejores personas.
    Un abrazo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s