From Sunday Morning to Junior Dad III.1980-1992

Día 21. My House

Durante dos años, como ya hizo cuando abandonó The Velvet Underground, Lou permaneció tranquilo y medio exiliado con su mujer y su perro. Cierto es que seguía tocando pero esta vez se tomó su tiempo para pulir su siguiente trabajo, The blue mask de 1982.

Para empezar se rodeó de nuevos músicos. Robert Quine era un excéntrico guitarrista, fan de la Velvet desde los primeros años y gran admirador de Lou. Fernando Saunders es un reconocido bajista que trabajaba con Marianne Faithfull, de un estilo personal y deslumbrante. Los dos pusieron todas sus habilidades al servicio de un Lou Reed regenerado y vigilado de cerca por Silvia Morales, su mujer. De hecho, no se permitían bebidas alcohólicas en las giras y mucho menos drogas. Silvia acompañaba permanentemente al grupo en sus desplazamientos, evitando celebraciones y fiestas. Como una Yoko Ono cualquiera, cada vez iría tomando más protagonismo en la carrera de su marido, ejerciendo a veces de representante o diseñadora de producción entre otras cosas.

Estas dos características, la vida relajada junto a Silvia y la suma de la ecuación Quine-Saunders, son las que conforman el alma de The blue mask. El sonido volvía a ser chirriante, como en los tiempos de la Velvet. Quine y su particular forma de tocar -casi siempre con un cigarrillo en los labios- había aprendido bien las lecciones de su admirado Lou. Hasta el punto que fue el malogrado Quine -se suicidó en 2004 sumido en una fuerte depresión tras la muerte de su esposa- quien convenció a Reed de que tenía que tocar más la guitarra y tal y como lo hacía en la Velvet.

Lou nunca había dejado de tocar ni de componer con la guitarra, pero cierto es que, desde que comenzó como solista, había dejado las cuerdas en manos de sus músicos. Así que ese es otro importante detalle en The blue mask. Es el disco con el que Lou regresa a su característico sonido de los inicios. En The blue mask se acabaron post-producciones y arreglos. Sólo dos guitarras, un bajo y una batería. Solo Rock.

Y las letras buenas. Muy buenas. Desde el soldado al que le ponen sangre en el café en la Velvetísima The blue mask, pasando por el recuerdo del día del magnicidio de DallasThe day John Kennedy died (“The president is dead, no one can find is head”) o la deslumbrante descripción de las penalidades de un alcohólico en su batalla contra la bebida, Waves of fear, lo feliz que se sentía Lou con una pistola en casa, irónica The gun, la descarnada The heroine o su pasión por las mujeres – por sí hay dudas- en la sencilla y preciosa Women. Termina el disco con una positiva y optimista Heavenly armsMy House, la elegida, en recuerdo y bonito homenaje a su mentor en la universidad, el escritor y experto en bares, Delmore Schwartz.

La portada del disco muestra al mismo Reed de la portada de Transformer pero en un llamativo azul eléctrico. Es el mismo tipo de entonces pero no igual.

En fin, el mejor disco de Lou Reed desde hacía mucho tiempo. Él cumplió los cuarenta ese mismo año. Con semejante pasado y veinte discos en su haber, resulta lógico que ya se le considerara un viejo rockero, profesional pero con pocas nuevas cosas que decir. ¡Con cuarenta años!

Y Lou estaba cómodo en su papel, con sus motos, su perro, sus guitarras, sus escritos y su mujer. Su casa era preciosa por la noche.

The blue mask (1982)

1. My House

2.Women

3. Underneath the bottle

4. The gun

5. The blue mask

6. Average guy

7. The heroine

8. Waves of fear

9. The day John Kennedy died

10. Heavenly arms

Mi casa

La imagen del poeta está en la brisa,

gansos canadienses están volando sobre los árboles

La neblina cuelga elegantemente por encima del lago

Mi casa es muy bonita por la noche

Mi amigo y maestro ocupa la habitación contigua

Esta muerto – por fin en paz el último judío errante-

Otros amigos han puesto piedras en su tumba

Fue el primer gran hombre que jamás conocí

Silvia y yo sacamos nuestra tabla de Ouija,

para llamar al espíritu – se eleva a través de la habitación

Felices y asombrados con lo que veíamos

Ardiente  destaca el orgulloso y regio nombre Delmore

Delmore, echo de menos tus divertidas maneras

echo de menos tus bromas y las cosas brillantes que decías

Mi Dedalus a tu Bloom (*)

era de un ingenio tan perfecto

y encontrarte en mi casa

hace las cosas perfectas.

Realmente tengo una vida afortunada

mi escritura, mi moto y mi mujer

Y para coronar todo esto, un espíritu de pura poesía

esta viviendo en esta casa de piedra y madera conmigo

La imagen del poeta está en la brisa

Patos canadienses están volando sobre los árboles

La neblina cuelga elegantemente por encima del lago

nuestra casa es muy bonita de noche

nuestra casa es muy bonita de noche

nuestra casa es muy bonita de noche

nuestra casa es muy bonita de noche

(*) Dedalus: Personaje de ficción, alter ego de James Joyce, uno de los escritores favoritos de Lou. Bloom: Crítico y literario New Yorkino.

Día 22. El último trago

Legendary Hearts es el disco que Lou Reed sacó en 1983, el segundo después de abandonar Arista y volver a los brazos de RCA. Igual que en un futuro se considerará (aunque no lo sea, al menos conscientemente) los discos New YorkSongs for Drella y Magic and Loss, como una (brillantísima) trilogía, casi por lo mismos motivos también se podrían considerar una trilogía a estos que nos ocupan de los primeros 80.

The Blue Mask, Legendary Hearts y New Sensations, son discos con el común denominador de la banda acompañante y por ende, del sonido. También los tres discos tocan los mismo temas al menos generales. La vida con Sylvia, las aventuras en moto, o las dificultades para dejar la bebida. Son la obras de Lou para 1982, 1983 y 1984 respectivamente. Incluso podríamos añadir Live in Italy del 84 como registro de los directos de Lou y su grupo en estos primeros trabajos de los ochenta. No lo olvidemos: Robert Quine y Fernando Saunders fueron parte esencial del sonido de Reed en esta época.

Aún así, este que nos ocupa, Legendary Hearts, es seguramente el menos atractivo de los tres. No tiene el sonido chirriante de su predecesor, The blue mask, y tampoco los temas pegadizos y optimistas, más comerciales incluso (si es esto posible en el caso de Reed) de New Sensations.

“Soy bueno solo para un beso, no para amores legendarios” advierte  en Legendary Hearts. La divertida Don´t talk to me about work ( “cuando vuelvo a casa, no me hables de trabajo, estoy harto de esa mierda”). Lou convertido en el sheriff de la ciudad en Martial Law (“Llegué, ví y declaré la ley marcial”); traicionado por su frágil y viciosa belleza, en las letras de Betrayed, ; La falta de decisión (suponemos de Sylvia) en Make up my mindSus rutas y caídas en moto en Bottoming outHome of the brave y su colección de brindis a la “tierra de los valientes” (“Brindo por un amigo que se tiró a la vía del tren, una tarde a las siete en punto”) y vuelta a su rutina conyugal en el jardín del tejado, Rooftop Garden.

El asunto de la bebida fue complicado para Lou Reed durante bastantes años. Las drogas ya eran cosa del pasado. Incluso había hecho algún anuncio de televisión contra ellas, con un escueto: “Yo las he tomado, no lo hagas tú”. Pero el problema con el alcohol era otra cosa. Llegó a solucionarlo, aunque nunca sería un abstemio total. Y fue su destrozado hígado el que finalmente lo llevaría a la tumba en este año 2013.

De ahí mi elección de hoy. The last shot transmite perfectamente la disposición para dejar de beber y la necesidad de seguir bebiendo. Con Waves of fear de The blue mask, es seguramente lo mejor que ha escrito Lou sobre la adicción al alcohol.

Legenday Hearts (1983)

1. Legendary Hearts

2. Don´t talk to me about work

3. Make up my mind

4. Martial law

5. The last shot

6. Turn out the light

7. Pow wow

8. Betrayed

9. Bottoming out

10. Home of the brave

11. Rooftop garden

El último trago

Este último trago tendría que haberme matado

Sírveme otra copa, bebamos por el último trago

Y la sangre en los platos del fregadero

sangre dentro de la taza de café

sangre encima de la mesa

Pero cuando lo dejas, lo dejas

Pero siempre desearías, haber sabido que era tu último trago

Escupí sangre a la mosca de la pared

Mi corazón casi se detiene, apenas perceptible

Rompí el espejo al caer, caer, caer, caer

Ponme uno doble y sírvete otro para ti

Ponme una caña y sírvete otra para ti

Brindo por todo lo que no se mueve, no se mueve

Pero cuando lo dejas, lo dejas

Pero siempre desearías haber sabido que era tu último trago

Pero cuando lo dejas, lo dejas

Pero siempre desearías haber sabido que era tu último trago

Whisky, bourbon, vodka, scotch, cualquier cosa que tengas me va bien

Solo quiero saber que es mi último trago, mi último trago

Recuerdo muy bien cuándo lo dejé

Ves esto? es de cuando me partí los dientes

Me chuté en una vena del cuello y escupí un somnífero en

Mi último trago

Brindo por todas las cosas buenas y brindo por el odio

Y brindo por los brindis y no estoy fanfarroneando

Cuando digo que me voy a enmendar, cuando digo que me voy a enmendar

Pero cuando lo dejas, lo dejas

Pero siempre desearías

Haber sabido que era tu último trago.

Día 23. Olas de miedo

Creo que de todas las premisas de las que partí hace 23 días, no he cumplido ni una. Live in Italy siempre me ha parecido un disco poco interesante, sobre todo porque parte de los temas cuentan con guitarras desafinadas. Además de esta misma época, existe el video-Dvd A night with Lou Reed, mejor registro de los directos de la época. También posteriormente se publicaría en video otro concierto de 1984, que este incluía ya temas del que será el próximo disco de Lou, New sensations. El video-Dvd lleva por título Coney island baby – Live in Jersey. Esta tercera opción me parece el mejor registro de estas giras del 83 y 84.

En cualquier caso, las críticas y la reacción del público fueron buenas esta vez, asombrados con los poderes de la Fender de Quine, un Lou Reed guitarrero como en los Velvet y un repertorio que contentaba a casi todos. Viejos temas del mítico grupo underground (Sweet Jane, Waiting for the man, Heroin y Rock and Roll, además de un interesante middley: Some kinda love, que termina convirtiéndose en Sister Ray. El resto, y exceptuando Walk on the wild side, Sally can´t dance, Kill your sons y Satellite of love, lo componen temas de sus dos anteriores trabajos.

Waves of fear -incluida originalmente en The blue mask- es una canción con puntos en común con la elección de ayer, The last shot, pero me parece una letra tan buena e importante en su momento que ha resultado ser la elegida.

El hecho de que se publicase Live in Italy, tiene que ver más con motivos de explotación económica por parte de RCA, que por la calidad del concierto en concreto.

Preguntado por este disco, Lou comentó con sarna: “¿Ah sí? ¿Toqué yo en Italia alguna vez? Bueno, si hay un disco debe ser cierto!”

Live in Italy (1984)

1. Sweet Jane

2. Waiting for the man

3. Martial law

4. Satellite of love

5. Kill your sons

6. Betrayed

7. Sally can´t dance

8. Waves of fear

9. Average guy

10. White light white heat

11. Some kinda love/Sister Ray

12. Walk on the wild side

13. Heroin

14. Rock and Roll

Olas de miedo

Olas de miedo, atacan por la noche

Olas de repulsión, visiones nauseabundas

Mi corazón está a punto de estallar

Mi pecho se encoge

Olas de miedo, Olas de miedo

Olas de miedo

De cuclillas en el suelo

Buscando alguna pìldora

Me he quedado sin alcohol

De la nariz me gotea sangre

Apenas pudo respirar

Olas de miedo, estoy demasiado asustado para irme

Olas de miedo, olas de miedo

Olas de miedo, olas de miedo

Estoy demasiado asustado para usar el teléfono

Estoy demasiado asustado para encender la luz

Tengo tanto miedo de haber perdido el control

Me estoy ahogando sin decir una palabra

Loco con el sudor

Un esputo en mi mandíbula

¿Que es ese ruido divertido?

¿Que es eso del suelo?

Olas de miedo, latidos de muerte

Maldigo mis temblores

Me sobresalto con mi propio paso

Me encojo en mi terror

Odio mi olor

Sé donde debo de estar

Debo estar en el infierno

Olas de miedo, olas de miedo

Olas de miedo, olas de miedo.

Día 24. Vuélvete hacía mí

Lou promete nuevas sensaciones en su trabajo de 1984. New sensations es uno de los discos de Reed que más se vio influido por las tendencias más o menos comerciales de la época. Canciones como I love you Suzanne, My red joystick o My friend George, se ven impregnadas por los ritmos ochenteros y con claro objetivo de llegar a las listas de éxitos. Pero cuidado, no dejan de ser puro Lou Reed, y de hecho, muchas de estas canciones aparecerían habitualmente en sus futuros directos.

Aún así, y sobre todo a raiz de I love you Suzanne, Lou volvió a las listas de éxitos y con cierta asiduidad, a las emisoras de radio. Hablo de memoria pero creo recordar que el primero de los video clips del animal del rock, sería el de Suzanne.

New sensations es un disco agradable y animado. Sigue tocando los mismos temas de sus dos predecesores: la vida marital, los paseos en moto y sustituye el asunto del alcohol (superada la adicción) por su otra pasión: los video juegos y su joystick rojo. Este sonido más amable, se deba probablemente a que esta vez Lou no contó con el guitarrista Robert Quine y su fender gritona. Algunos dirían que se lo quitó del medio porque empezaba a sobresalir más que el propio Reed. Yo tengo claro que el sonido que estaba buscando para este disco, para llegar a las listas y hacerlo más digerible, eliminaba casi automáticamente al bueno- but sick- de Quine. Si se mantuvo Fernando Saunders y sus lineas de bajo únicas e intransferibles.

Por eso New sensations, logró su objetivo a medias. Alcanzó cierta popularidad y puso un poquito en boga a Reed de nuevo. La gira de ese año tuvo cierta repercusión y muy buenas críticas. Hay que tener en cuenta que nadie esperaba ya mucho de él a estas alturas. Era el rockero que había sobrevivido a la vida en el lado salvaje y había vuelto. Esto se convirtió en un tópico y parecía enterrar a Lou en ese amplio cementerio donde terminan los mitos venidos a menos…. pero, oh my friends, falta poquito para llegar a la resurrección en New York.

En breve hablaremos del último disco flojo de su carrera, Mistral de 1986, que nunca me pareció tan malo. Pero antes, mañana, recibiremos una pequeña sorpresa con la publicación del disco “perdido” de The Velvet Underground. El fantástico V/U.

….y ya empieza a ser difícil otra vez elegir una canción del Sensations. Es un disco con buenos temas y bien interpretados. Yo destacaría, además de las ya mencionadas, Doing the things that we wanto to – un pequeño gran clásico de Lou- Fly into the sun, High in the city o Down at the arcade, esta a mayor gloria de sus queridas máquinas de juego electrónicas.

Pero la elegida hoy es Turn to me, porque es otra canción que siempre me gustó y porque la letra, como casi siempre, es irónica y divertida, a la vez que casi romántica. Y es puro Lou Reed.

Hasta mañana que vuelve la Velvet.

New Sensations (1984)

1. I love you Suzanne

2. Endlessly Jealous

3. My red joystick

4. Turn to me

5. New Sensations

6. Doing the things that we want to

7. What becomes a legend most

8. Fly into the sun

9. My friend George

10. High in the city

11. Down at the arcade

Vuélvete hacía mí

Si has dejado los grandes vicios

Estás entre la espada y la pared

Y tu coche se estropea en medio del tráfico

Recuerda: Yo soy el que te ama, siempre puedes llamarme

Si tu padre está fumando coca y tu madre está haciendo la calle

Eso no es razón suficiente para que lo pases mal

Recuerda: Yo soy el que te ama, siempre puedes llamarme

Cuando casi no te queden dientes de tanto apretarlos

Y no tienes nada entre las piernas

Y un amigo se murió de algo que no sabes pronunciar

Recuerda que yo soy el que te ama, siempre puedes llamarme

No puedes pagar el alquiler, tu jefe es un idiota

Y tu apartamento no tiene calefacción y

tu mujer piensa que quizás sea el momento de tener un hijo

Recuerda que yo soy el que te ama, siempre puedes llamarme

Cuando ya no puedes más, pones el televisor

y enciendes un cigarrillo y

un anuncio de interés público, se adueña de la pantalla y

ves un pulmón corroyéndose o un ataque cardíaco mortal

Vuélvete hacía mí.

Día 25. Foggy Notion

Un pequeño paréntesis en los avatares de la carrera discográfica en solitario de Lou.

Verve Records lanzó en 1985 el que hasta entonces se conocía como el disco perdido de The Velvet Underground. Parte se grabó en su día como un nuevo disco con miras a un cambio de sello discográfico. MGM, su compañía, les impidió hacer la jugada por haber grabado las canciones mientras seguían bajo contrato, lo que obligó a archivar las grabaciones y a que el album pasase más de una década desaparecido.

La otra parte son canciones nunca publicadas en los oficiales por diferentes razones. Por eso mezcla temas de diferentes épocas, de manera que se da la circunstancia de que tiene algunos con John Cale y otros con Doug Yule, habiendo abandonado ya Cale la formación.

La aparición de VU a mediados de los ochenta, significó una nueva reivindicación del grupo y consiguió una nueva horda de seguidores de Lou y los suyos. Es posible que sea algo disperso, con tantos diferentes temas y grabados en diferentes momentos, pero sigue siendo hoy en día un disco fresco, un disco rock y pop. Con muchas luces y pocas sombras. Canciones desnudas, algunas grabadas en una solo toma y que podrían conformar una de las mejores maneras de acercarse por primera vez y entender el sonido de The Velvet Underground. Tiene más que ver con Loaded que con White light o el primero del grupo y contiene algunas grandes canciones de Lou. No es el caso de la elegida hoy. No por no ser una gran canción, ni mucho menos. Sólo que es la única del disco que figura compuesta por todo el grupo y no solo por Reed, como en el caso del resto. Otra difícil elección la de hoy…

One of these days, Temptation inside your heart, I´m sticking with you o Stephanie says son canciones de un altísimo nivel, grabadas en entre 1968-69, la época menos ruidosa del grupo. Además contiene también las primerísimas versiones de I can´t stand it, Lisa says y Ocean que se incluyeron en el debut en solitario de Reed en 1972. Y para ser sinceros, no hay color. Las versiones de la velvet tienen la garra que les falta a las de un despistado Lou en sus primeros pasos como solista. Andy´s chest, cambiada, aparecería también en su segundo lp Transformer.

En fin, una alegría y una delicia, absolutamente recomendable. A mí solo escuchar el comienzo de Foggy Notion, ya me ponía los dientes largos. Conoció una segunda parte, Another view, del que pronto hablaremos.

VU (1985)

 

1. I can´t stand it

2. Stephanie says

3. She´s my best friend

4. Lisa says

5. Ocean

6. Foggy notion

7. Temptation inside of your heart

8. One of these days

9. Andy´s chest

10. I´m sticking with you

Noción de niebla

Ella anda por la esquina

las manos a sus lados

le pagaron duro, duro, duro

Hasta que pensaron que podría morir

Bien, yo tengo una noción de la niebla, hazlo otra vez

sobre la esquina, hazlo otra vez

tengo mi loción calomine cariño, hazlo otra vez

tengo noción de niebla, hazlo otra vez

Ella me hizo hacer algo que nunca había hecho

corrí hasta una tienda de flores

le compré a ella un boundle, un precioso lote

sabes una cosa, los devolvió

Sally mae, Sally Mae, Sally Mae, Sally Mae

Sally mae, Sally Mae, Sally Mae, Sally Mae

Día 26. Tell it to your heart

En Junio de 1986, Lou Reed publicó Mistrial. Aunque es considerado uno de los peores discos de su autor, lo cierto es que lo peor del disco es su portada. Horrible foto y portada. Diseñada por su mujer Sylvia. No era la primera vez que una portada de Lou llamaba la atención por ser fea. El casco de Legendary Hearts y el careto en Growing up in public ya habían hecho correr ríos de tinta.

Mistrial es un album interesante por algunos motivos. Con Fernando Saunders en el bajo y esta vez también como productor. Como siempre, Lou mezcla ficción y realidad pero aquí es relativamente fácil distinguir entre las dos. Empieza el trabajo pidiendo un juicio público delante de las gentes de NY para limpiar su nombre, en el tema que da título al disco. No money down y Outside son dos canciones muy personales con Sylvia, su todavía mujer, como protagonista. En la primera el dinero – o la falta de él- se ha convertido un problema para la pareja. Parece que Sylvia no estaba contenta en ese sentido. Y peor se pone la cosa en la segunda, Outside, donde queda claro que la Sra. Reed quiere tener un hijo y Lou no parece muy dispuesto. Algo había dejado caer ya antes sobre el asunto en Turn to me de New sensations. Problema que trataría en  New York, y en concreto con el tema Begining of a great adventure. Hilando más fino, en Baton Rouge del album Ecstasy, Reed reconoce abiertamente que lo de tener descendencia, supuso un escollo insalvable para su matrimonio.

Don´t hurt a woman, el siguiente tema, le muestra arrepentido por algún cabreo con palabras mayores hacía su mujer. Video Violence levanta un poco el vuelo en la faceta musical y contiene una letra irónica y divertida – otra vez-. Original Wrapper -en cuanto a sus letras- parece el germen del siguiente disco, el que de verdad volvió a traernos al mejor Lou, New York en 1989. Y tal vez debiera ser la elegida, pero tendré más ocasiones.

Nótese que será el periodo más largo de silencio entre un disco y otro. Reed había publicado algo cada año, cada dos años o incluso dos discos en un mismo año. Pero entre Mistral y New York, pasaron tres años largos. Esta vez Lou preparaba algo especial que sabía era muy bueno, volviendo además a unos registros vocales más asequibles y maduros. Pero eso es otra historia.

Volviendo al que ahora nos ocupa, sólo otro de los temas que contiene me parece una canción interesante.  Y quién a estas alturas no se haya percatado de que hablamos de un autor romántico con todas las letras, que se lo apunte o sino, que se lo diga a su corazón.

Mistral (1986)

1. Mistral

2. No money down

3. Outside

4. Don´t hurt a woman

5. Video Violence

6. Spit it out

7. The original wrapper

8. Mama´s got a lover

9. I remember you

10. Tell it to your heart

Díselo a tu corazón

Estoy estrellándome a través de un telescopio por la noche

sobre un resplandor en el cielo

Sus luces circulares me recuerdan a tí

Una estrella girando en órbita iluminando el cielo

O quizás no fuera una estrella en absoluto

Estoy sobre el puente del río Hudson por la noche

mirando a través de la orilla de Jersey

bajo la luz de neón de alguna marca de cola

y pensé

tu nombre debería estar bailando iluminado desde los satélites

Mayor a cualquier valla publicitaria de Times Square

Díselo a tu corazón

por favor, no tengas miedo

Soy el que te ama en cada una y todas las maneras

Díselo a tu corazón

por favor, no tengas miedo

Los amantes de Nueva York

Díselo a tu corazón

Estoy sobre el tejado, son las 5 a.m., supongo que no podía dormir

y veo esta luz giratoria que vi la semana pasada

Tal vez debería haberte despertado pero para entonces podría haberse ido

Nunca sabes lo que ves cuando miras al cielo

Corrí fuera a la tenebrosa calle escuchando

el taconeo de mis botas

el crujido de mi cazadora de cuero, necesitaba un cigarrillo

Cuando giré la esquina, mi luz giratoria estaba en la calle

estaban filmando un comercial para televisión

Díselo a tu corazón

por favor, no tengas miedo

no somos una película adolescente

que termina en tragedia

díselo a tu corazón

por favor, no tengas miedo

Los amantes de Nueva York

Díselo a tu corazón

Día 27. Ride into the sun

Antes de terminar el año 86, volvimos a tener noticias de The Velvet Underground. Se publicó una segunda parte del magnifico VU que repasamos hace dos días. Another view es su título. A años luz de su antecesor, esta segunda entrega de temas perdidos del grupo, resulta un tanto decepcionante y con pocas sorpresas -aunque las hay-.

Es en este disco donde conoceremos primerísimas versiones de Hey Mr. Rain, We´re gonna have a real good time together o Guess that i´m falling in love. Temas de los que poco sabríamos hasta unos años después que serían recuperadas para la reunificación de los Velvet en 1993. La propia We´re gonna have.. tuvo su propia y original adaptación en Street Hassle, reducida en su título a Real good time. Y Ride into the sun aparecía (discretamente) en el debut de Lou en solitario.

El resto son canciones demasiado poco cuidadas y carentes de grandes sorpresas, utilizadas básicamente para rellenar el disco. Poco importa. Tres años de silencio después, Lou Reed llegaría a New York para reclamar su trono de poeta del rock. Nadie tuvo huevos de negárselo. El disco New York será demasiado bueno.

Ya le quedaba poco de camino a la consagración definitiva. Solo debía seguir cabalgando hacia el sol. Creo recordar que la versión que incluye Another view de la canción elegida para hoy, Ride into the sun, era instrumental. No he podido asegurarme al 100% ahora mismo, no tengo el disco a mano, así que he pensado poner una versión cantada que se publicaría posteriormente en la imprescindible recopilación Peel slowly and see. En cualquier caso, son de las mismas sesiones de grabación.

Another view (1986)

1. We´re gonna have a real good time together

2. I´m gonna move right in

3. hey Mr. Rain

4. Ride into the sun

5. Coney Island steeplechase

6. Guess i´m falling in love (instrumental)

7. Hey Mr. Rain 2

8. Ferryboat Bill

9. Rock and Roll

Cabalga hacía el sol

Buscando otra oportunidad

para que algún otro esté

Buscando otro sitio

para cabalgar hacia el sol

Cabalgar hacia el sol

Cabalgar hacia el sol

Cabalgar hacia el sol

Cabalgar hacia el sol

El sol

Donde todo parece tan bonito

pero si estás cansado y enfermo de la ciudad

recuerda que no es solo una flor hecha de arcilla

La ciudad

dónde todo parece tan sucio

Pero si estás cansado y estás lleno de autocompasión

recuerda que solo eres otra persona que está allí

Es duro vivir en la ciudad

Día 28. Sick of you

Un día más de homenaje. Otro disco y otra canción. No para mí. Hemos llegado ya a 1989 y a New York. Un disco de Lou Reed de especial significado para el que suscribe. Este fue mi primer disco del mito, y todo lo anterior, todas las visicitudes, grabaciones, polémicas y extenso trabajo del autor, era completamente desconocido para mí en este lejano fin de década.

New York supuso la gloria y el reconocimiento. Sobre todo de la crítica aunque también una nueva legión de admiradores, nos hicimos yonkis de Lou Reed. Muchos no sabíamos nada de Heroin, no sabíamos nada de Rachel, ni habíamos visitado Berlín. Serían placeres que experimentaríamos a posteriori, cuando Lou ya no bebía en exceso, ya no se drogaba y ya no llevaba máscaras ni maquillajes.

Nada en este disco era nuevo para el animal del rock. Dos guitarras, un (contra)bajo, batería y buenas dosis de feedback. Mucho se jugó Reed titulando el disco con el nombre de su ciudad, tantas veces su fuente de inspiración en el pasado. A Lou se le identificaba con la ciudad de los rascacielos mucho tiempo atrás, y siendo quién era, que a los cuarenta y siete años se decidiese a llamar simplemente New York al album, es un acto valiente y audaz. Mucho se jugaba pero, escuchando el material, diría que para Lou era una apuesta segura.

La tecnología – siempre importante para un maníaco del control como Reed- tuvo su importancia en la escritura de las letras del disco. La facilidad de manejar y pulir las palabras de un procesador de textos, maravilló a Lou y le hizo trabajar en ellas más que en cualquiera de sus discos anteriores. Aquí, en New York, todas esas historias, ironías y personajes, se llenan de detalles y matices. Los mismos que antes encontrábamos en pequeñas dosis, se convierten aquí en cascada de genialidades. En el nuevo grupo que le acompaña destacan Mike Rathke a la guitarra -virtuoso y discreto al mismo tiempo- y Rob Wasserman, contrabajista eléctrico de técnica deslumbrante y sonidos imposibles. La voz de Lou ya no suena forzada, abandona falsetes y cantos de sirena por una de un carácter y rudeza que impone respeto. El disco incluía las letras en cuatro idiomas, algo totalmente indispensable para entender la obra.

En todas y cada una de las canciones hay frases memorables:

Romeo had Juliette: “Atrapado entre las estrellas desfiguradas, las líneas trazadas y el mapa incorrecto que trajo a Colón hasta Nueva York”

Halloween Parade: “El pasado sigue llamando, llamando, llamando a mi puerta y yo no quiero oírlo nunca más”

Dirty Blvd: “Esta habitación cuesta 2000 dólares al mes, en serio tío, es verdad. En algún sitio el casero ríe hasta mojarse los pantalones”

Endless cycle: “Cómo puede distinguir un acto bueno de uno malo, si ni siquiera recuerda su nombre. Cómo va a poder hacer lo que hay que hacer, cuando es un seguidor y no un líder”

There is no time: “No es momento para largarse a beber, o fumarse unos frascos de crack. Es el momento de aunar fuerzas, apuntar a matar y atacar”

Last great american Whale: “Los americanos no se preocupan mucho por la belleza, cagarán en el rio, tirarán el ácido de las pilas en las aguas. Contemplarán las ratas muertas que la corriente trae a la playa y se quejarán sino pueden bañarse”

Begining of a great adventure: “Les enseñaría (a los niños) a colocar una bomba, encender un fuego, tocar la guitarra y si atrapan a un cazador, a dispararle en las pelotas”

Busload of faith: “No puedes contar con milagros, no puedes contar con el aire. No puedes contar con un hombre sabio, sabes por que? No los encontrarás porque no queda ninguno”

Sick of you: “El Ayatolá se compró un destructor nuclear, si se muere quiere hacerlo con estilo”

Hold On: “Los afortunados y los desposeídos se desangran en el metro. Es el futuro de tu Nueva York, no del mío”

Good evening Mr. Waldheim: “Pontífice, puede alguien estrechar su mano o es solo que le gustan los uniformes y los besamanos?”

Xmas in february: “Sam perdió un brazo en un pueblo fronterizo, sus dedos se mezclan en la cosecha de alguien”

Strawman: “Alguien necesita otro político más, al que pillen con los pantalones bajados y dinero metido en su culo?”

Dime Store Mystery: “Estaba sentado tamborileando, pensando, insistiendo, cavilando, sobre los misterios de la vida. Fuera la ciudad chillaba, gritaba, susurraba, sobre los misterios de la vida”

En fin, un par de detalles más. Lou avisa de que su guitarra suena en un canal y la de Rathke en otro, dando la posibilidad de distinguirlos fácilmente. Moe Tucker, la mítica batería de los Velvet, se encarga del ritmo en el último tema del disco. Favor que Lou le devolvería colaborando con ella en dos de sus discos. La última canción nos deja a la puerta de St. Patrick , para asistir al funeral de Andy Warhol que murió ese mismo año.

Y otra vez el autor pedía implicación en la obra, como si de una película o novela se tratase. El tiempo había dado la razón a Reed sin haber traicionado nunca sus principios y maneras. Por fin los críticos le dieron la razón. A él y a su concepto de Rock adulto.

…y con semejante colección de temazos, tan difícil resulta elegir uno como sería elegir el mejor disco de Lou. Sick of You puede parecer una cancioncilla y pasa discreta entre tantos brillantes temas. Aún así, la letra es de lo mejor que ha escrito el mito. Aunque es razón aplicable a todos los temas del disco….Y ya que tengo que elegir canción, diré que sí, este podría ser el mejor disco de Lou Reed. Aunque estén por llegar todavía, candidatos importantes al título, y habiendo ya varios anteriores en cabeza.

De lo mejor por lo que significó para Lou. Por lo que significó para mí.

Y porque es un discazo de la hostia.

New York (1989)

1. Romeo had Juliette

2. Halloween parade

3. Dirty Blvd.

4. Endless Cycle

5. There is no time

6. Last great american whale

7. Begining of a great adventure

8. Busload of faith

9. Sick of you

10. Hold on

11. Good evening Mr. Waldheim

12. Xmas in februry

13. Strawman

14. Dime store mistery

Harto de tí

Me levanté por la mañana con el estruendo de la tele.

Me cepillé los dientes sentado viendo las noticias

Todas las playas estaban cerradas, el océano era un mar rojo

pero sin nadie que lo dividiese en dos

No había ensalada fresca porque

hay jeringuillas en las coles

Staten Island desapareció a mediodía

Y dicen que en el medio Oeste la situación es muy difícil

Y la NASA hizo volar la luna

La capa de ozono ya no tiene ozono y tu me vas a dejar por el tío de la puerta de al lado

Estoy harto de ti, estoy harto de ti

Arrestaron al alcalde por tráfico de influencias, vendió el Empire State a Japón.

Y Oliver North se casó con Richard Secord y dieron a luz un pequeño Teherán

Y el Ayatolá se compró un destructor nuclear, si muere, quiere hacerlo con estilo

Y no hay nada para comer que no apeste a excrementos enterrados en el Nilo

Hay una cosa que está clara, aquí nadie sabe qué hacer

Y estoy harto de ti, estoy harto de ti

En la radio dijeron que murieron 400 personas, en algún pueblecito de Arkansas

Un camionero tocado, chocó contra un reactor nuclear, y mató a todo el que vio

Ahora está en Morton Downey, brilla y resplandece, los médicos dicen que es un avance de la medicina

Dicen que el mal puede hacer el bien y que siempre hay algo que aprender de toda experiencia humana

Bueno, pues yo se algo que es verdad, esto es un zoo y tu no eres el guardián

Y estoy harto de ti, estoy harto de ti

Honores a los Trump y luego él cogió las paperas

Y murió en tratamiento en el Mt. Sinai

Y mi mejor amigo Bill, murió por una pastilla envenenada que un médico le recetó para el stress

Tengo los brazos y las piernas comprimidas, la comida está llena de bultos

Descubrieron un animal que nadie había visto antes, era un comerciante comiéndose un neumático

tras atropellar a Rudy Giuliani.

Dicen que el presidente ha muerto, nadie puede encontrar su cabeza

Lleva varias semanas desaparecida, pero nadie lo notó, parecía estar tan en forma….

Y estoy harto de ti, harto de ti, adiós, adiós, adiós.

Día 29. Hello It´s me

Todavía con la resaca de la repercusión que tuvo New York en la carrera de Lou Reed, y a consecuencia del encuentro que mantuvo con John Cale a la salida del funeral por Andy Warhol, en 1990 ambos publicaron Songs for Drella en honor al pintor pop por excelencia.

Reed y Cale mantuvieron siempre relaciones difíciles. En las escaleras de la catedral de St. Patrick, terminaron con veinte años sin hablarse e incluso decidieron comparar ideas sobre un posible homenaje a Drella -mote de Warhol, mezcla de Drácula y Cindirella (Cenicienta)-.

Deciden grabar una serie de canciones que detallan el carácter, manías y anécdotas de la vida de Andy. John reconoce en los créditos del disco, la mayor aportación de Lou, autor de la mayoría de canciones y letras.

Definiendo el trabajo como el de dos inadaptados haciendo arte, Songs for Drella es una biografía en formato musical y con un sonido singular. Los dos máximos responsables del particular “ruido” de The Velvet Underground, tocando solos, sin ni siquiera batería, ni cajas de ritmo, ni retoques posteriores. Lou arañando sonidos desgarradores de su guitarra, y Cale, demostrando esa formación musical envidiable, se encarga de teclados y su mitológica viola eléctrica.

Será pocos meses después, y preparados para tocar algunos temas del disco en la fundación Cartier de París (París otra vez), Sterling Morrison y Mou Tucker se unirían a Reed y Cale en 1991, consiguiéndose la primera reunificación del grupo después de más de veinte años. Tocaron juntos Heroin. Y cayó el muro que los separaba, abriendo la posibilidad de volver a trabajar juntos, como así sería en 1993.

Volviendo al Drella, es otra obra imprescindible de Lou -y de Cale- de envolvente y único sonido que solo estos dos elementos juntos podían generar. Comentaba Reed: “Enseñamos el camino. Sería magnifico que MC Hammer sacase un album sobre la vida de Malcom X. Toda una fuerza educativa”. Efectivamente, el rock puede ser adulto y además enseñar. Los dos dieron una impagable descripción sobre Warhol desde sus puntos de vista cercanos y privilegiados.

Otro de los grandes trabajos de Lou, otra obra indispensable, aunque supongo -como casi siempre- bastante incomprendida. Cada canción tiene su interés. Desde la huida del pequeño pueblo rural a la ciudad en Smalltown, los prefectos de la factory en Open House, la unión de fuerzas en Style it takes, la importancia para Warhol del trabajo en Work, desaparición de la misma factory en Slip away o los detalles del atentado que sufrió Andy por  parte de Valerie Solanas en I Belive, hasta la despedida final, cargada de emoción y sentimiento que es Hello it´s me.

Y yo, que estaba todavía conociendo a Lou, sorprendido de que el macarra de New York demostrase también una estremecedora sensibilidad, una gran capacidad de amor y compresión. Para mí, otro gran momento cumbre. Y habrá más.

Song´s for Drella (1990)

1. Smalltown

2. Open House

3. Style it takes

4. Work

5. Trouble with the clasicist

6. Starlight

7. Faces and names

8. Images

9. Slip away

10. It wasn´t me

11. I belive

12. Nobody but you

13. A dream

14. Forever changed

15. Hello it´s me

Hola soy yo

Hola, soy yo, hace tiempo que no nos vemos

querría haber hablado más contigo mientras estabas vivo

Cuando actuabas con timidez, cría que era seguridad en ti mismo

Hola, soy yo. De verdad te echo de menos, echo de menos tu mente

No he oído ideas como aquellas desde hace muchísimo tiempo

Me encantaba verte dibujar verte pintar

Pero la última vez que te vi, te di la espalda

Cuando Billy Name estaba enfermo y encerrado en su cuarto,

me pediste Speed, creí que era para ti.

Siento haber dudado de tus buenas intenciones, parece que las cosas siempre acaban antes de empezar

Hola, soy yo. Aquella exposición fue fantástica

Con tu papel pintado de vacas y las almohadas plateadas flotantes

Ojalá te hubiese prestado más atención cuando se reían de ti

Hola, soy yo. “Disparan a un artista pop”, decía el titular

“¿Es un cuento lo del tiroteo, esta Warhol muerto de verdad?”

Te cae menos tiempo por robar un coche, recuerdo pensar mientras oía mi propio disco en un bar.

Te odiaban de verdad, ahora todo eso ha cambiado

Pero guardo cierto resentimiento que nunca podré borrar

Me diste donde dolía, no me hizo gracia

Tus diarios no son un digno epitafio

En fin, Andy… Supongo que tenemos que irnos

Espero que de algún modo te guste este pequeño espectáculo

Sé que llega tarde, pero es la única manera que conozco

Hola, soy yo….Buenas noches, Andy

…Adiós Andy.

Día 30. Heroin

Aunque incluyendo la recopilación de 1992 Between thought and expression en el post, interrumpo la cima creativa de Lou Reed conformada por New York, Songs for Drella y el disco que dejaré para mañana, Magic and Loss, me veo en la necesidad de hacerlo y dedicar así unas letras a esta caja de tres cds, cuyas canciones seleccionó Lou personalmente.

La recopilación incluye temas desde el primer disco en solitario hasta Mistral, justo antes de llegar a New York.  La letra de Hold On había aparecido publicada en el New York Times y la imagen de un Lou poeta y serio escritor caló entre universitarios, nuevos rockers y en la sociedad intelectual. Grandes y pequeñas bandas reconocían su influencia definitiva. Él empezó a utilizar gafas -ya en pocas ocasiones se desharía de ellas- y disfrutaba de un éxito continuado, colaboraciones mil y proyectos varios. Sylvia Morales, su mujer, seguía a su lado pero no duraría mucho. En breve, un Lou Reed cincuentón, encontrará el amor de su vida en la mujer de las mil caras, Laurie Anderson.

Así que la publicación de la caja Between thought and expression (frase de la canción Some kinda love) fue un complemento perfecto para todos aquellos nuevos seguidores y muchos otros reenganchados, que tanto habíamos disfrutado de New York y Songs for Drella pero -al margen de Transformer y Berlín– nos perdíamos entre tantos discos anteriores.

Contiene algunas canciones inéditas. Heroin, Here comes the bride y Voices of freedom en directo. Little sister que grabó para la película Get Crazy! (1982), nuevas versiones de Downtown dirt y una muy potente Leave me alone, y América, una canción inédita.

De todas estas novedades, me impresionó muchísimo la versión de Heroin en directo de 1976. Don Cherry acompaña a Lou con su inseparable trompeta y Marty Fogel al saxo. La voz rota que termina explotando a gritos, la pausada nueva forma del tema por antonomasia de The Velvet Underground y una de las letras más importantes de su autor, además de una fundamental en la historia del rock. Impresiona. Y mucho.

Between Thought and expression, The Lou Reed Anthology (1992)

Heroína

No sé bien adónde voy

pero voy a tratar de llegar al reino si puedo

porque me hace sentirme que soy un hombre

cuando pongo una aguja en mi vena

y te digo que las cosas no son igual

Cuando tengo el subidón

y me siento como el hijo de Jesús

Y supongo que no sé

Y supongo que no sé

He tomado una gran decisión

Voy a tratar de anular mi vida

Porque cuando la sangre empieza a fluir

Cuando sube hasta el cuello de la jeringuilla

Cuando me aproximo a la muerte

No podéis ayudarme ahora tíos,

y todas vuestras dulces chicas con su dulce conversación

Os podéis ir todos a paseo

Y supongo que no sé

Y supongo que no sé

Desearía haber nacido hace mil años

Haber navegado los oscuros mares

En un gran barco clipper

Yendo de esta tierra a la otra

con gorra y traje de marinero

Lejos de la gran ciudad

donde un hombre no puede ser libre

de todos los males de esta ciudad

Ni de él mismo ni de los que le rodean

Oh y supongo que no sé

Oh y supongo que no sé

La heroína será mi muerte

La heroína es mi mujer y es mi vida

porque una dosis en mi vena

Va hasta un centro de mi cabeza

Y entonces estoy mejor que muerto

porque cuando el caballo empieza a fluir

Ya no me importan en absoluto

Todos los payasos de esta ciudad

Y todos los políticos haciendo locos ruidos

Y todos cargándose a los demás

Y todos los cadáveres apilados en montones

Porque cuando el caballo empieza a fluir

Ya no me importa más

Cuando la heroína esta en mi sangre

y esa sangre esta en mi cabeza

Entonces gracias dios por estar tan bien como muerto

y gracias dios de que no soy consciente

y gracias dios de que no me importe

y supongo que no sé

y supongo que no sé

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s