From Sunday Morning to Junior Dad II. 1974-1980

Día 11. What goes on

Antes de llegar a Sally can´t dance, el siguiente disco de estudio de Lou Reed, en ese mismo 1974 y aprovechando el tirón de Transformer, la compañia Mercury lanzó un directo grabado en 1969 de The Velvet Underground. Curiosamente titulado 1969: The Velvet Underground with Lou Reed. Era importante destacar el nombre de Reed y que así se relacionara a los Velvet con el tipo maquillado que había vendido tantos discos.

El directo, hay que reconocerlo, es muy bueno y con un sonido más que aceptable. Aunque cualquiera de los temas podrían ser incluidos en este post, lo cierto es que la fuerza que tiene What goes on y la dificultad en poder rescatarla posteriormente, han sido las razones para elegir este tema. Interesante la versión de Sweet Jane, que según reconoció Lou, la compuso ese mismo día del concierto, con lo que era la primera vez que sonaba en directo, y tantas otras de versiones memorables como Rock and Roll, y algunas novedades como We´re gonna have a real good time together,Sweet Bonnie Brown/It’s Just Too Much o I can´t stand it . Me gusta mucho Heroin también en este directo, pero me la guardo para una sorpresa más adelante.

A pesar de contener una letra sencilla y sin muchas sorpresas -otra vez sobre la heroína (la dama de la canción)-, es otra indispensable en el repertorio de la Velvet. Un jodido clásico.

Mañana nos vemos con Sally.

1969. The Velvet Underground live with Lou Reed

  1. waiting for the man
  2. Lisa Says
  3. what goes on
  4. Sweet Jane
  5. We’re Gonna Have a Real Good Time Together
  6. Femme Fatale
  7. New Age:
  8. Rock and Roll
  9. Beginning To See the Light
  10. Heroin

Disco Dos:

  1. Ocean
  2. Pale Blue Eyes
  3. Heroin
  4. Some Kinda Love
  5. Over You
  6. Sweet Bonnie Brown/It’s Just Too Much
  7. White light white heat
  8. I Can’t Stand It
  9. I’ll Be Your Mirror

Qué esta pasando

Qué esta pasando por tu cabeza?

Creo que me estoy viniendo abajo

que esta pasando por tu cabeza?

Creo que estoy del revés.

Dama, se buena, y haz lo que debas

sabes que todo irá bien

Dama, se buena, haz lo que debas

Sabes que todo irá bien

Subo y bajo

voy a volar de lado a lado

mira las campanas, arriba en el cielo

alguien cortará la cuerda en dos

Dama se buena, haz lo que debas

sabes que todo irá bien

Dama se buena, haz lo que debas

sabes que todo irá bien

Un minuto uno, un minuto dos

un minuto arriba y un minuto abajo

que es lo que pasa aquí en tu mente?

Creo que estoy cayendo

Dama se buena, haz lo que debas

sabes que todo irá bien

Dama se buena, haz lo que debas

sabes que todo irá bien

Día 12. Kill your sons

Después de la aparición del nuevo Reed en Rock and Roll Animal, extremadamente delgado y con pinta de yonki perjudicado, su siguiente disco de estudio sería Sally can´t dance. En 1974 Lou tocaba fondo. Las sesiones de grabación de Sally fueron caóticas. Literalmente, el autor era arrastrado hasta el estudio de grabación. Una vez allí, se ausentaba en todo momento para acercarse al servicio y aplacar sus necesidades de droga. En la época, Lou Reed se inyectaba Speed basicamente. Era bastante evidente que la heroina también era una de sus debilidades, aunque Lou pocas veces ha reconocido consumirla.

En cualquier caso, la paciencia de RCA, su sello de discos hasta el momento, se agotaba. Lo mismo que la de su productor Steve Katz. Eso sí, Sally cuenta con una sorpresa. Doug Yule, aquel que fue llamado a sustituir a Cale en los Velvet, colabora como bajista en Sally. A pesar de su mala imagen y todos los problemas y desplantes, lo cierto es que Lou, durante toda su carrera y sobre todo al final, iría rescatando a muchos de sus colaboradores anteriores, caso, por ejemplo, de Steve Hunter – uno de esos guitarras de Berlín y Rock and Roll Animal– muchos años después, concretamente en 2007, al celebrar con gira y disco, el aniversario de Berlín-.

Sally can´t dance refleja la desgana y confusión de Reed en ese momento. Del pelo rubio pasó después a cruces gamadas también en el pelo, y también sería el año en que Lou conocería a Rachel. Otra importante y escandalosa relación en su vida. Y falta poco para el corte de mangas más heavy del rock and roll. De hecho serían dos por parte de Reed. Metal Machine Music, como climax de su desesperación, frustración y chulería, y Take no prisioners, otro directo de la época, lleno de comentarios e insultos de Lou, tanto a amigos, críticos, famosos o personajes de sus canciones. Una nueva máscara para el mito.

Finalmente, parece que el personaje de Sally en este disco que nos ocupa, podría ser la reencarnación musical de Betty, la primera mujer de Reed y posiblemente, la inspiración número uno en Berlín. En cualquier caso, Sally contiene algunos temas interesantes, más incluso sus letras. El personaje de Sally/Betty es la protagonista del primer tema del disco, Ride sally ride (uno de los aciertos del disco) y, por supuesto, de Sally can´t dance. Las letras siguen siendo buenas. Sólo el tema Billy, resulta flojo y poco habitual en Reed, siendo el resto bastante salvable. Pero lejos de ser un gran disco de Lou.

“Es fantástico -explicaba un Lou Reed colocado pero sin duda acertado- cuanto peor lo hago, mejor se vende. Si en mi próximo disco yo no estoy presente, seguro que llegó al número 1″. Pues sí. Curiosamente, Sally can´t dance fue un éxito de ventas importante. El ex-Velvet estaba alucinado. No sólo fracasó al intentar una maniobra de autodestrucción musical voluntaria sin precedentes, sino que vendía más copias que nunca. La desesperación que esto le produjo, unido por supuesto al exagerado consumo de drogas y alcohol, peleas y polémicas con los medios, llevaron a Lou a tocar fondo.

Y cuando tocó fondo, llegaría Metal Machine Music para mandarnos a todos a tomar viento. Esta vez lo consiguió. Se vengaría del éxito de Sally can´t dance y Lou Reed se autodestruyó en público, con ese gigantesco corte de mangas que es Metal Machine. Llegamos enseguida a eso, pero antes, una de las letra más autobiográficas de Reed en Sally, Kill your sons. En la adolescencia y como terapia habitual en los cincuenta, sus padres llevaron a Lou al psiquiatra. El lumbreras decidió que unas sesiones de electroshocks ayudarían al chico a dejar sus malos vicios, actitudes y escandalosos escritos.

Lou recordaría ese hecho durante toda su vida. Le marcó hasta el punto que creía que su amor al ruido y la electricidad llegó a partir de la inmoral y cruel terapia. Kill your sons, relata estos acontecimientos. Es la única canción del disco que Reed recuperaría posteriormente, junto a la propia Sally can´t dance y Ride Sally ride. El resto no pudieron bailar más. Y Betty tampoco.

Sally can´t dance (1974)

  1. Ride Sally Ride
  2. Animal Language
  3. Baby Face
  4. N.Y. Stars
  5. Kill Your Sons
  6. Ennui
  7. Sally Can’t Dance
  8. Billy

Mata a tus hijos

Todos tus psiquiatras de tres al cuarto, te meten electroshocks

dijeron que te dejarían vivier en casa con mamá y papá en vez de en manicomios

Pero siempre que intentas leer un libro, no llegas ni siquiera a la página diecisiete

porque olvidas dónde estabas, así que no puedes ni siquiera leer

No sabes que van a matar a tus hijos

no sabes que matará, matará a tus hijos

Van a matar, matar a tus hijos

hasta que se corran lejos, corran lejos, corran lejos

Mamá me infomó por teléfono, no sabía que hacer con papá

cogió un hacha y rompió la mesa, ¿No estás contenta de estar casada?

Y mi hermana se casó en la isla y su marido coge el tren

Es grande y es gordo y ni siquiera tiene cerebro

Van a matar a tus hijos

No sabes que van a matar, matar a tus hijos

No sabes que van a matar, matar a tus hijos

Hasta que corran lejos.

Credemore me trató muy bien, pero con Paine Whitney fue aún mejor

Y cuando flipé con el PHC estuve tan triste que ni siquiera recibí una carta

Todas las drogas que hemos tomado, nos dieron mucha diversión

pero cuando te inyectaron torazina en humo de cristal,

te encasquillaste como el hijo de una pistola

No sabes que van a matar, matar a tus hijos

No sabes que van a matar, matar a tus hijos

No sabes que van a matar, matar a tus hijos

Hasta que corran lejos, corran lejos, corran lejos.

Día 13. Waiting for the man

Ese mismo 1974, RCA hizo enfadar a Lou, cuando decidieron sacar la segunda parte de Rock and Roll Animal. Por segunda parte me refiero a el resto del concierto que no incluía el Animal. Titulado simplemente Lou Reed Live, contiene más temas de Reed en solitario que de la época Velvet al contrario que la primera parte. Si allí brillaban las nuevas versiones de Sweet Jane, Rock and Roll y Heroin, en esta continuación son las arrolladoras versiones de Vicious, Satellite of love, Oh Jim o Sad song las protagonistas. Temas incluidos en Berlín y en Transformer.

Así que, evidentemente, después de Sally can´t dance, este siguiente disco en realidad es anterior en el tiempo. Lou seguía en una actitud dificil y dando muchos problemas. La RCA decidió aprovechar el tirón de Sally y seguir haciendo dinero con el nombre de Lou Reed. Él se molestó por no haber podido controlar las mezclas del disco, por falta de control en el proyecto. Cierto es que no estaba para controlar muchas cosas, aunque es verdad también, que fué Reed el que se encargó en su momento de supervisar la mezcla de Rock and Roll Animal.

No tardará en desquitarse.

La elegida para este viernes del Live, es el único rastro de los Velvet que hay en el disco. Waiting for the man es otra de las canciones controvertidas de Lou, un temazo fundamental en su discografía. Las visicitudes de quedar con su camello para comprar droga. Incluida en el primer disco de The Velvet UndergroundWaiting es un clásico con una letra vigorosa a la par que divertida. La versión incluida en este disco interesa por los mismos aciertos de las versiones Velvet incluidas en Animal: Los músicos, otra vez hablamos de las poderosas guitarras de Dick y Steve, y la fuerza del directo arrollador. Verdad es también, probablemente por la falta de la mano de Reed en la producción, que el sonido -a pesar de ser del mismo concierto, no lo olvidemos- no es igual que en Rock and Roll Animal.

Lou Reed Live (1974)

1. Vicious

2. Satellite of love

3. Walk on the wild side

4. I´m waiting for the man

5. Oh Jim

6. Sad Song

Esperando al hombre

Estoy esperando a mi hombre

26 dólares en mi mano

subiendo Lexinton 125

sintiendome enfermo y sucio, más muerto que vivo

Estoy esperando a mi hombre

Hey chico blanco, que haces en la parte alta de la ciudad?

Hey chico blanco, estás espantando a nuestras chicas

Perdone señor, nada más lejos de mis intenciones

estoy solo esperando a un buen amigo mío

Estoy esperando a mi hombre

Estoy esperando a mi hombre

Aquí viene, todo vestido de negro

Zapatos PR y un gran sombrero de paja

Nunca viene pronto, siempre tarde

lo primero que aprendes es que te siempre tienes que esperar

Estoy esperando a mi hombre

Estoy esperando a mi hombre

Subir el edificio de piedra marrón, subir tres pisos

Todos te tienen calado pero  no les importa

Tiene el material, te da una dulce prueba

Entonces te largas porque no tienes tiempo que perder

Estoy esperando a mi hombre

Hey cariño no berrees, ni aulles ni grites

Me encuentro bien, sabes que me lo voy a montar

Me siento bien, me siento simplemente tan bien

hasta mañana pero eso ya es otra historia

Estoy esperando a mi hombre

Estoy esperando a mi hombre

Día 14. Metal Machine Music

La compañía que había apoyado a Lou desde el principio de su carrera en solitario, RCA, y a pesar de todos los problemas con él en las grabaciones de Berlín y Sally can´t dance, presionaban al errático Reed. Demandaban que se metiera pronto en el estudio a grabar su siguiente disco al que estaba obligado por contrato.

No se puede saber si Metal Machine Music fue un cúmulo de circunstancias, una visión futurista, un gigante corte de mangas a la compañía, a los críticos y a su público. Lo que si esta claro es que es un disco sin precedentes. Ni la vanguardia musical de la época, LaMonte Young y similares, se acercaron nunca a algo como MMM.

Es un disco doble conformado de ruido durante los 16 minutos que dura cada cara o pieza. Y no tenía final. La aguja quedaba en el último surco del vinilo de manera que el ruido se tornaba infinito. Después sacaré alguna otra conclusión sobre este innegable acto de autodestrucción que es MMM. Pero el propio Lou Reed lo explicaba en una carta que incluía la contraportada del disco. Por la dificultad de encontrar estas letras traducidas y a pesar de ser algo larga, la incluyo aquí completa. De innegable interés para entender los porqués del mito.

Y el porqué de Metal Machine Music.

La pasión -el REALISMO- el realismo era la clave. Los discos eran cartas. Cartas reales escritas por mí a otra gente. Que no tenía y básicamente sigue sin tener música que escuchar, ya sea verbal o instrumental. Uno de los efectos periféricos, típicamente distorsionado, fue lo que más tarde se concocería como heavy metal. Por supuesto, en realidad era difuso, obtuso, flojo, aburrido y a fin de cuentas vergonzoso. Este disco no es para fiestas, bailar, música de fono o música romántica. Esto es lo que yo entiendo por rock real, sobre cosas reales. Nadie que yo conozca lo ha escuchado de principio a fin, incluyéndome a mí mismo. No hay que hacerlo. Empieza por el lugar que quieras. Simetría, precisión, matemática, puntería obsesiva y detallada y la enorme ventaja que uno tiene sobre los compositores electrónicos modernos. Todo ello sin sentido del tiempo, melodía ni emoción, sea o no manipulada. Es para ocasiones y estados de ánimo muy precisos. Es la única obra grabada que conozco que ha sido hecha en serio de la mejor manera posible como un regalo, si uno puede llamarlo así, de una parte de cierta cabeza para otras. A la mayoría de vosotros no le va a gustar, y no os culpo. No es para vosotros. En el peor de los casos lo he hecho para tener algo que escuchar. Por supuesto se ha entendido mal: el poder de consumir (que degradación): una idea hecha con repeto, inteligencia, compasión y elegancia, siempre concentrándose en la primera y más importante de las metas. En ese sentido, extraoficialmente: me encanta y me cautiva. Lo siento, aunque no especialmente, si os da asco. Un disco para nosotros y … Yo albergaba esperanzas de que la inteligencia que antaño habitó en las novelas o las películas ingiriera al rock. Tal vez me equivoqué. Esa es la razón de Sally can´t dance, de Rock and roll animal…. Fue un intento más que decente, pero nos resulta difícil hacerlo mal. Los medios eran incorrectos, sin duda. Esto no está hecho para el mercado, en el mejor de los casos, muy limitado. Rock and Roll Animal hace que esto sea posible, curiosamente. La mala representación triunfa hasta el punto de hacer posible la aparición del progenitor. Para aquellos que consideran la aguja como un simple cepillo de dientes. Profesionales, no inhaladores, por favor, no confundáis la superioridad (sin competición) con la violencia, el poder u otras justificaciones. El acuerdo tácito del speed con el yo. Nosotros no empezamos la primera guerra mundial, la segunda, la tercera, o la Bahía de Cochinos, en realidad. En cualquier caso, a modo de descargo de responsabilidades, me veo obligado a decir que, debido a la estimulación de varios centros (recuerden OHHHHHMMMMMM etc…) hay que señalar las posibles contraindicaciones. Un disco debe hacerlo, precisamente. En todo caso, la gente hipertensa, etc.., la posibilidad de epilepsia (petite mal), los desórdenes psicomotrices, etc, etc, etc…

Una semana mía vale más que año vuestro.

Lou Reed.

Poco más se puede decir. A grandes rasgos se deduce claramente la decepción de la que hablábamos sobre Berlín -aunque no lo nombra- , sus arraigados principios que nunca traicionaría (Realismo, pasión, Rock adulto…) y que, evidentemente, se ponía hasta el culo. Por lo que, finalmente, deducimos que sí. Lou esta aqui mandando a la mierda a todo el mundo. Su semana superaba nuestro año.

Aunque Lou siempre justificó MMM con un simple: “Me ponía hasta arriba en esa época”, lo cierto es que en 2010, primero una sinfónica adaptó MMM con impresionante perfección utilizando instrumentos clásicos únicamente y posteriormente Reed formó trio para interpretar en directo MMM en una serie de actuaciones. Con lo que además de un corte de mangas a la industria, parece que Reed se guardaba un as en la manga, musicalmente hablando.

Día 15. Coney Island baby

Si 1975 había sido un año complicado para Lou Reed, 1976 sería el año de la calma. Al menos musical. Lou había conseguido el perdón de RCA y control total sobre su siguiente proyecto, siempre y cuando no fuera nada parecido ni remotamente a Metal Machine Music. En la faceta personal, Reed tenía cierta estabilidad al lado de Rachel, una mujer que no lo era tanto. Al animal del Rock and Roll, le gustaba contar una anécdota en un hotel, cuando al entrar la encargada de hacer las camas, habiendo ella tratado hasta entonces a Rachel como una chica corriente, encontrose desnuda a la pareja en la cama, sobresaliendo de entre las sábanas el ostentoso miembro de la pareja de Reed. La expresión de la sirvienta desembocó en un ataque de risa de los desnudos enamorados.

En cualquier caso, lo cierto es que Rachel llevó la calma después de años tormentosos a la vida de Lou. El asunto de las drogas era otra cosa, pero al menos los peores momentos parecían haber pasado. Adiós al pelo rubio y a simular picos en vena. A pesar de haberse dejado a muchos seguidores por el camino, Lou se implicó al máximo en Coney Island baby, reflejo de esa tranquilidad que parecía darle la vida con Rachel.

El disco rezuma optimismo y alegría, desde su primer tema al último. Tal vez sea Kicks la canción más característica de Reed, por su letra y su ritmo, pero no debemos olvidar todos los temas bellos y sencillos que Lou siempre ha alternado con los más sucios y ruidosos. Coney Island baby remite rápidamente a Who loves the sun, I´ll be your mirror o Pale blue eyes.

La mayor parte de las canciones hablan de mujeres y la felicidad junto a ellas, Crazy Feeling, Oh baby, Charley´s girl, She´s my best friend (un viejo tema de la época Velvet), llegando incluso a confesarse: “soy un regalo para las mujeres de este mundo” en A gift. Pegajoso ritmo y estribillo el de  Nobody´s business, para terminar la obra con la monumental y exquisita Coney Island Baby.

En su momento se vendió discretamente, seguramente mucho teniendo en cuenta que MMM había dejado a todos con los pelos como escarpias solo unos meses antes. En cualquier caso, Coney Island baby es un disco delicado y sencillo, con muchos ecos casi country, y es, sobre todo, uno de los discos más optimistas y bellos de Lou Reed.

Coney Island baby (1976)

1. Crazy feeling

2. Charley´s girl

3. She´s my best friend

4. Kicks

5. A gift

6. Oooh Baby

7. Nobody´s business

8. Coney Island baby

Niño de Coney Island

Sabes, cuando era un chico joven en el instituto

lo creas o no, quería jugar al fútbol por el entrenador.

Y todos esos chicos mayores que decían que era mezquino y cruel

pero sabes, yo quería jugar a fútbol por el entrenador.

Decían que estaba perdiendo el peso ligero por jugar en la linea de atrás

Yo decía que jugaba de extremo derecho,

quería jugar al fútbol por el entrenador.

Porque sabes que algún día tío, has de mantenerte recto a no ser

que te caigas, entonces morirás

Soy el tipo más recto que haya conocido , estando recto por mi mismo todo el tiempo

Así que tenía que jugar fútbol por el entrenador

Y quería jugar fútbol por el entrenador

Cuando estás solo y solitario en tu hora de medianoche,

y te encuentras que tu alma ha sido puesta en venta

y empiezas a pensar en todas las cosas que has hecho

y empiezas a odiar casi todo

Pero recuerda a la princesa que vivía en la colina,

que te quería aunque pensaba saber que estabas equivocado

Ahora estás acertado, ella debería llegar radiante

Y la gloria del amor, gloria del amor, gloria del amor,

debería llegar, nena

Y todos tus supuestos amigos se han ido y te han puesto a parir,

hablan a tus espaldas diciendo que nunca serás un ser humano

Y vuelves a empezar a pensar en todas las cosas que has hecho

Y quién era y qué era

Y todas las cosas distintas que hiciste en diferentes escenas

Aaahh pero recuerda que la ciudad es un lugar divertido,

parecido a un circo o una cloaca

Y recuerda que la gente diferente tiene gustos peculiares

Y la gloria del amor, la gloria del amor, la gloria del amor,

puede ver a través de ti

Si, ahora, ahora, ahora, gloria del amor, la gloria del amor

puede ver a través de ti

Soy un niño de Coney Island ahora

Quiero dedicar esto a Lou y Rachel

Y el señor apareció y vio a uno hecho de dos

Tío juro que lo dejaría todo por ti

Día 16. Rock and Roll Heart

El siguiente trabajo de Lou Reed, Rock and Roll Heart, significó un cambio importante. Lou abandonó RCA, la compañia con la que llevaba desde el comienzo de su carrera en solitario, y firmó por Arista, sello subsidiario de Sony. No acabó bien la cosa con RCA a base de demandas y acusaciones varias. Sería ahora Arista la que publicaría los siguentes trabajos de Lou.

Este primer disco en su nuevo sello, resulta ser uno de sus trabajos más flojos. La nueva aventura, con nuevos músicos y nuevas intenciones, contiene un puñado de canciones y sólo tres realmente salvables, además de la que da título al disco; (Temporary thing, Vicious circle y Follow the leader). Colaboraba en coros también Garland Jeffreys en el tema You wear it so well. Sheltered life es una de las primeras composiciones de Lou, ahora inmerso en su vida al lado de Rachel (encargada  del diseño de la portada de Rock and Roll Heart). El disco parece hecho con desgana. Las letras también están a años luz de las grandes creaciones del mito.

Muchos consideran este disco el peor de Lou Reed. Es posible, aún siendo un puesto que yo se lo disputaría con  Growing up in public, el otro gran desastre de su discografía. Además sería la única novedad de su autor en el año 1977, como lo fué Coney Island en 1976. Teniendo en cuenta que, -exceptuando en 1973 que sólo publicó Berlín– que en el 72, 74, y 75 fueron al menos dos discos por año, parecía que su creatividad o incluso sus ganas de trabajar, estaban en horas bajas. Lo mismo que el interés del público. Reed parecía ya quemado de tan intensa trayectoria.

En cualquier caso, creo que Rock and Roll Heart es un paso, tal vez poco interesante en la carrera de Lou, aunque viéndola como un todo, cada trabajo resulta importante para entender la evolución del mito. A pesar de las malas ventas, muy malas, Arista confiaba en Lou y lo trataba como al genio incomprendido y artista underground que proclamaba ser. Se le dieron todas las facilidades, y sin embargo, parece que Reed estaba centrado en otras cosas.

Rock and Roll Heart (1977)

1. I belive in love

2. banging on my drum

3. Follow the leader

4. You wear it so well

5. Ladies pay

6. Rock and roll heart

7. Chooser and the chosen one

8. Senselessly cruel

9. Claim to fame

10. Vicius circle

11. Sheltered lifer

12. Temporary thing

Corazón de Rock and Roll

No me gusta la ópera y no me gusta el ballet

Y las películas de la nueva ola francesa no las soporto

Debo de ser tonto porque está claro que listo no soy,

pero dentro de mí tengo un corazón de rock and roll

Sí, sí, sí, dentro de mi tengo un corazón de rock and roll

Un corazón de rock and roll que busca pasarlo bien

Solo un corazón de rock and roll, corazón de rock, corazón de rock,

buscando pasarlo bien.

Solo un corazón de rock and roll, corazón de rock, corazón de rock,

buscando pasarlo bien.

No me gustan los mensajes ni el contenido

y me gustaría que todas esa gente se fuese a la mierda

Debo de ser tonto porque está claro que listo no soy,

Pero dentro de mí tengo un corazón de rock and roll

Sí, sí, sí, dentro de mí, tengo un corazón de rock and roll.

Día 17. Street Hassle

El disco de Lou para 1978, Street Hassle, nos devuelve al autor de siempre, después del decepcionante Rock and Roll Heart. Además del tema Street Hassle, dividido en tres partes, cuenta con buenos temas como Dirt (dedicada a su anterior productor: “Comerías mierda y dirías que esta buena si te pagasen por ello…”, Real good time que es otro viejo tema Velvet, Leave me alone, vibrante y de poderosas guitarras, además de I wanna be black, Shooting star, Wait, Together o Gimme some good times, donde incluye una parodia a Sweet Jane y al personaje, ese animal del rock and roll “yonki y maricón”.

Es el disco más honesto de Reed desde Coney Island, donde Lou juega con diferentes estilos, sobre todo Jazz. Street Hassle es una sublime composición, que, sin acreditar en el disco, contó con Bruce Springsteen que estaba grabando en el mismo estudio Darkness in the edge of town. Springsteen ya no era un desconocido, y Lou le dió sus bendiciones: ” Soy perro viejo y sabía que Bruce lo haría bien, porque el también viene de la calle. Es uno de los nuestros”.

Podemos escuchar a Springsteen recitar a partir del minuto 9 del video. El tema dura 11 minutos. 11 minutos que devolvieron a Lou Reed al lugar donde merecía estar. “Siempre quise escribir algo como Raymond Chandler o Hubert Selby. LLevar la literatura al Rock”.  En 1977 ya era considerado el padre del Punk. Probablemente por su música pero seguro por su actitud. Y por Metal Machine Music.

Padrino del Rock underground, del Glam Rock y ahora del Punk. Y haciendo las cosas a su manera, sin transigir con modas ni discográficas.

Street Hassle (1978)

1. Gimme some good times

2.DIRT

3. Street Hassle

4. I wanna be black

5. Real good time

6. Together

7. Shooting star

8. Leave me alone

9. Wait

Jaleo en las calles 1. Waltzing Matilda

Waltzing Matilda sacó el monedero

Los chicos sexy sonrieron consternados

Sacó cuatro billetes de veinte, porque le gustaban los número redondos

Todo el mundo puede ser reina por un dia

Oh chico, estoy que ardo y me encanta tu cuerpo

Por qué no nos perdemos

Aunque estoy segura de que tienes razón, es una rareza que yo esté ligando

Sha la la, de este modo

Oh, sha la la la la la, sha la la la la

Eh chico, vamos a perdernos

Maravilloso y seductor, vaya músculos

Llamad a la guardia nacional

Ella se corrió en los tejanos cuando él recogió las cosas de ella

De la barra con revestimiento de fornica

Y mientras goteaba lentamente, la elevó totalmente

Y se la llevó de este modo

Y a pesar de las burlas de la gente

Resultó ser más que una diversión

sha la la la la más adelante

Y luego, sha la la la la la, entró en ella despacio y le enseñó de donde venía

Y luego, sha la la la la, le hizo el amor con delicadeza y fue como si ella nuncas se hubiese corrido

Y luego, sha la la la la, sha la la la la

Cuando el sol salío y él se preparó para irse

sabes? sha la la la la, sha la la la la

Ninguno de los dos tuvo nada que lamentar.

Jaleo en las calles 2. Jaleo en las calles

Eh, ese coño no respira, me parece que ha tenido demasiado

de algo, eh tio, me entiendes?

No te quiero asustar, pero eres tú el que ha venido aquí

Y eres tú el que te la vas a llevar cuando te marches

No voy de listo ni soy insensible ni nada

Y no voy a ponerme demasiado íntimo

Pero ya sabes, la gente a veces se emociona y a veces, tio

No actuán de manera racional, ya sabes

Se creen que están en la tele

Sha la la la la, tio, por qué no te pierdes?

Mira, me alegro de haberte conocido, ha estado muy bien que habláramos y de verdad,

ojalá tuviéramos más timepo para charlar

Pero ya sabes, menudo jaleo si yo tuviera que explicarle a un policía

cómo se ha quedado seca esa señora tuya

Y la verdad es que no la podemos ayudar, nadie podría hacer nada

Por ella, y si se pudiera hacer algo

Ya sabes que yo sería el primero

Pero cuando alguien se pone tan azul, es una verdad universal

Entonces seguro que esa zorra no va a volver a follar

Por cierto, es una mierda muy peligrosa

La que has traído a nuestra casa

Pero deberías tener más cuidado con las niñas

Es la mejor opción o la peor

Y como yo no tengo que elegir, pues no lo haré

Y ya sé que esta no es manera de tratar a un invitado

Pero por qué no coges a la señora por los pies

Y la dejas tirada en algún callejón oscuro y por la mañana

Será otro cuerpo abandonado

Ya sabes que hay gente que no puede elegir

Y nunca encuentran una voz, con la que hablar

Que les pertenezca

Y lo primero que ven, y les otorga el derecho a ser

Pues lo siguen

Y no es otra cosa que

Mala suerte.

Jaleo en las calles 3: La escapada

(Espera, tío, eso es mentira. Es una mentria que ella les cuenta a sus amigos

Hay una canción de verdad, una canción de verdad que ella no admitiría ni siquiera ante si misma

que le duele en el corazón, es una canción que un montón de gente gime,

es una canción con un montón de verdades tristes y la vida esta llena de canciones tristes,

a un penique el deseo, pero no basta con desear, Joe, donde un tierno beso o una cara bonita

no pueden llegar, pero los golfos como nosotros hemos nacido para pagar)

El amor se ha marchado y aquí no queda nadie y

No queda nada que decir salvo cómo  le echo de menos, chico

Ah chico, venga piérdete, vamos chico, por qué no te pierdes

El amor se ha marchado, me ha quitado los anillos de los dedos

Y no queda nada que decir, pero oh, cuánto, cuánto lo necesito

Chico, vamos chico, te necesito

Necesito tu amor muchísimo, chico,

Por favor, no te vayas.

Día 18. I wanna be black

El tercer disco de Lou Reed para AristaTake no prisioners, no tiene nada que ver con sus predecesores en la discográfica. No sólo porque es un directo. Rock and roll heart había decepcionado, Street Hassle le devolvía su estatus de rockero-escritor y Take no prisioners, que se publicó el mismo año que Street Hassle -1978- dejaba a críticos y fans alucinados.

Disco doble de 10 canciones. La más larga una versión de Walk on the wild side de 16’54”, donde Lou destripa, ironiza, insulta y pervierte la imagen de los personajes -reales- de la canción. Durante casí 17 minutos. La más corta, una versión de Berlín de 5’46”. El resto, desde una genialidad de 11’58” llamada Street Hassle, trece minutazos de Waiting for the man, y una implacable y cañera Leave me alone.

Otra vez el animal del Rock and Roll hace honor a su nombre. El disco es vibrante y poderoso, pero desde luego, no es Rock and Roll Animal. Esto es otra cosa…

Lou arremete contra críticos (“No necesito a nadie que me diga lo bueno que soy”), contra, como decía, los propios personajes de sus canciones o Patti Smith, Jane Fonda, contra el público -cuando alguien le increpa, Lou contesta: “Si escribes tan mal como hablas, nadie va a leerte”– , advierte a sus músicos “Demostrad la más mínima emoción y os despido” y todo con el humor cortante y la ironía más hiriente de un Lou Reed desagradable y pasadísimo. Pero muy divertido.Y con un “Fuck you” tras otro.

En España la portada del disco era diferente al resto, ya que no se sabe muy bien cómo, una ilustración de el dibujante español Nazario, terminó como portada del doble album. Pero en España no.

Hay dos o tres temas que se libran de los monólogos ( las de más corta duración). El resto fue historia una vez más. Lou volvió a servir polémica…Y Rock!

“Fuck Radio Ethiopia, this is Radio Brooklyn!”

Imposible encontrar transcripciones de las letras con todas las variantes, chistes y fucks varios,  o por lo menos yo no lo he conseguido. Elijo I Wanna be black -con mucha improvisación y burradas en las letras, afinen sus oidos- porque en este Take no prisioners suena bastante más potente que en su versión original, incluida en Street Hassle también de 1978, y porque la letra es el descojono. La original y esta.

Take no prisioners (1978)

Quiero ser negro

Quiero ser negro, tener ritmo en mi naturaleza

Disparar semen a seis metros y dar por culo a los judíos

Quiero ser negro

Quiero ser un pantera negra, tener una novia que se llame Samantha

Y un establo lleno de zorras

Oh, quiero ser negro

Ya no quiero ser un puñetero universitario de clase media

Solamente quiero tener un establo lleno de zorras

Sí, sí, quiero ser negro, quiero ser negro

Quiero ser como Martin Luther King y que me disparen en primavera

Quiero liderar también a toda una generación

Y dar por el culo a los judíos

Quiero ser negro, quiero ser como Malcom X

Y lanzar un maleficio sobre la tumba del presidente Kennedy

Y tener una polla grande

Ya no quiero ser un puñetero universitario de clase media

Solamente quiero tener un establo lleno de zorras

Sí, sí, quiero ser negro

Día 19. The bells

Estamos en 1979. En su vida personal, Lou Reed sufre nuevos cambios. Su idolatrada Rachel, la musa de Coney Island, desapareció de la vida del cantante después de casi tres años de relación. Poco más supimos de él/ella. La sorpresa sería que en 1980 sería Lou quien contrajera matrimonio con Silvia Morales, a quien conoció trabajando ella en un club de strip tease.

Pero conoceremos un poco más a Silvia en próximos días. Ahora, en los días de la aparición de The bells, Lou intentaba alejarse un poco de sus desfases, aunque continuaba siendo un bebedor más que respetable. Musicalmente se encontraba en un momento un poco desconcertante. Después de los éxitos y los fracasos, parece que no encontraba un camino más o menos claro y concatenaría dos discos, que casi sin dudar, diría son los dos peores de Lou Reed.

No pulía mucho las letras, los músicos no parecían los más adecuados, anunciaba que él mismo tocaba todas las guitarras y además cantaba de una manera diferente a lo habitual, falsetes y cosas un poco raras en Lou. Uno de los lados por donde más chirría el disco. Comparte algunas composiciones con Michael Fonfara, estrecho colaborador en esta su peor época y productor de algunos temas. Parecen trabajos en los que no puso demasiado interés. Si Sally can´t dance se podría considerar un momento bajo, lo mismo que Rock and Roll Heart, este que nos ocupa, The Bells y el siguiente, con el cual inauguraría la década de los ochenta, Growing up in public, podrían considerarse el momento en el que Reed tocó fondo definitivamente. A pesar de que todas las críticas de los directos del momento, seguían valorando positivamente la fuerza y garra de sus conciertos.

En cualquier caso, como siempre, hay algunas letras con frases sobresalientes. La autobiográfica Families, dando caña a su propia familia, City Lights en homenaje a Chaplin y recordando cómo se le expulsó de los EEUU, Disco Mystic, una coña parodiando la música disco imperante en el momento -acusándola de aburrida sin decir más que dos palabras- With you parece un mensaje a su recién abandonada Rachel y, finalmente, la que da el título al disco, The Bells, que es, musicalmente lo mejor del disco sin duda. Un sonido envolvente y que contiene mil sonidos más. Y no es ajena a esto la colaboración con el Jazzman Don Cherry. Una ópera de puro sonido Lou Reed. Gracias a las campanas, todo acaba bien.

Los ochenta serían una montaña rusa para Lou. No llegó a hacer discos tan flojos o al menos, no seguidos. Recuperarse, anímica y musicalmente de todo lo vivido sin haber cumplido los cuarenta,  le llevaría prácticamente la década entera. Aunque todavía tendrá buenos discos estos años, no levantaría cabeza definitivamente hasta llegar al final de los ochenta y resurgir con más fuerza que nunca y sin más discos mediocres. Ya con ganas de llegar a los laureles y a New York en 1989.

Pero eso será diez años después que todavía pinta lejano para Lou Reed en 1979.

The Bells (1979)

1. Stupid man

2. Disco Mystic

3. I want to boogie with you

4. With you

5. Looking for love

6. City lights

7. All through the night

8. Families

9. The Bells

Las campanas

Y las actrices se lo cuentan al actor que llega tarde a casa

Después de que las funciones ya se han acabado y la multitud se haya dispersado

Entre las luces de la ciudad y por las calles, no se pudo conseguir ningún ticket

Para el maravilloso espectáculo supremo

Ah, solamente Broadway lo sabe, la enorme y blanca Via Láctea

Tuvo algo que contar cuando él cayó de rodillas

Después de elevarse por los aires

Sin nada que lo sostuviera, no fue nada agradable

Jugar a aquello sin paracaídas, mientras estaba de pie en la cornisa

Miró y creyó ver un arroyo,  y gritó:

“Mirad! ahí están las campanas!”

Y cantó: ” aquí vienen las campanas”

Aquí vienen las campanas

Aquí vienen las campanas

Aquí vienen las campanas

Día 20. Keep away

Llegamos a 1980. Lou Reed, miembro ya de alcohólicos anónimos, inicia un cambio de registro sobre todo personal. Como decíamos ayer, después de terminar su relación con Rachel, Lou conoció a Silvia Morales y rápidamente la convirtió en su segunda mujer. Adiós al maquillaje, a la anfetamina que tantos años le había acompañado, a los follones callejeros y la vida sin freno.

En adelante, Lou, intentaría mantenerse alejado de los escándalos y excesos del pasado. Seguiría despreciando a los críticos que le dieron la espalda cuando, gracias a los beneficios, fama y situación en la industria, pudo grabar Berlín en 1973. Mucha de la autodestrucción personal -desde 1973 a 1979-, vino dada por el fracaso de Berlín, y su desinterés paulatino por su trabajo, debido básicamente a que vendía más cuando no le interesaba demasiado el producto que cuando se implicaba en él hasta el tuétano.

La imagen de estrella del rock, durante años en la cuerda floja, adicto a las drogas, envuelto en polémicas continuas y de trato amenazador, nunca se la quitaría de encima. Los periodistas durante años le preguntaban sobre que drogas consumía o si era un obseso sexual, en vez de analizar seriamente su trabajo, continuamente ignorado a partir de Rock and Roll Animal. Durante los ochenta e incluso después, muchos otros artistas le ofrecían colaboraciones de temática generalmente ligadas a esa imagen de drogas y depravaciones varias. Él no acepto nunca. Hizo borrón y cuenta nueva. Durante los siguientes nueve años, sus discos se centraron en su vida con Silvia y su propia situación personal.

Como ejemplo, en ese mismo 1980, Lou visitó Barcelona. El concierto se hizo famoso por los graves disturbios que se sucedieron. Parte del público esperaba ver al yonki terminal de seis años antes. Al no encontrar más que a un cantante de rock, serio y profesional, comenzaron a lanzar objetos al escenario y ponerse chungos. Lou hizo un gesto a la banda, y después de cinco o seis canciones, abandonaron el lugar. El público, furioso, arrasó con todo.

Mucho se ha debatido sobre hasta que punto su trabajo es autobiográfico o se basaba más en su ambiente y personas a su alrededor, en terceras personas. Lo cierto es que los dos puntos de vista son correctos. Muchas de sus canciones están protagonizadas por gente de la factory de Warhol, amigos, compañeros de colegio u otros más o menos marginales, pero en muchísimas otras queda claro que Lou habla de sus diferentes situaciones personales.

Lo que es seguro es que Metal Machine Music nunca habría sido publicado si Berlín hubiese sido un éxito. De hecho, a Lou Reed en 1979, le llevaría diez años volver a donde estaba en 1972 y 1973.

Ayer comentaba que tanto The Bells como este Growing up in public, conforman seguramente los dos trabajos más flojos de Lou. A mi personalmente, me gusta más la música de The Bells, pero me gustan más las letras de Growing up in public.

Básicamente porque son letras muy personales. Su nueva vida conyugal toma importante protagonismo. How do you speak to angel, Keep away, So Alone, Love is to stay o think it over, lo atestiguan. Con lo que hay uno hilo conductor más claro que en The Bells. En el tema Smiles se permite parodiar el du-du-du-du-du-du-du-du-du de Walk on the wild side. En My old man aprieta las turcas a su padre. También le acusa de maltrato a su madre pero esto no está tan claro que sea elemento real o de ficción.

Growing up in public es el último disco que publica con AristaThe blue mask, su siguiente disco en 1982, significará su regreso a RCA y una serie de nuevos músicos que subirán mucho el listón mañana. Growing up in public es un disco alejado del más puro estilo Reed, centrado sobre todo en su vida marital. The Blue Mask será puro estilo Reed, centrado sobre todo en su vida marital. La portada bonita no es pero si refleja a un nuevo Lou.

Keep away, la canción elegida, no es un tema muy Reed. De hecho tiene un riff de guitarra casi más de los Stones que de The Velvet Underground. Pero la letra me ha parecido de lo más representativa del momento existencial del mito en 1980.

Growing up in public (1980)

1. How do you speak to an angel

2. My old man

3. Keep away

4. Growing up in public

5. Standing on ceremony

6. So alone

7. Love is here to stay

8. The power of the positive drinking

9. Smiles

10. Think it over

11. Teach the gifted children

Manténte alejado

Guárdate tus celos y tus comentarios sarcásticos, sabes que no estoy viéndome con nadie más

Solamente tienes que pegar la oreja al suelo, separa la cabez y grita si oyes algo

Aquí tienes un silbato, una placa y un teléfono. Puedes arrestarme si no estoy en casa

y si no cumplo mi palabra, te juro que me mantendré alejado

Aquí tienes algunos libros y un rompecabezas Escher

Aquí tienes medida por medida de Shakespeare

Aquí tienes un globo, una goma y una bolsa. ¿Por qué no lo vuelas todo si te sientes engañada?

Aquí tienes un castillo, un dragón de papel y un foso

Un pendiente, un cepillo de dientes y una capa

Y si no cumplo mi palabra, juro que me mantendré alejado

Juro que me mantendré alejado de todo lo que hemos hecho

Me mantendré lejos de los buenos tiempos y de la diversión

Juro que me alistaré en el ejército, quizás en los marines

Empezaré a vestir trajes de diseño y dejaré los vaqueros

Juro que me mantendré alejado de los amigos de los viejos tiempos

Tiraré mis discos, intentaré corregirme

Juro que dejaré el juego y no haré tonterias con el alquiler

Dejaré la comida y la bebida, dejaré una vida desperdiciada

Aquí tienes una regla para medirme, aquí tienes un vale por si te apetece comprar algo

Aquí tienes una tirita por si te cortas en el pie

Aquí tienes un mazo de goma para que te des en los dientes

Aquí tienes una pistola que ya nadie usa

Y un brazalete de baratillo

Y si no cumplo mi palabra, no volverás a verme

Juro que me mantendré alejado de la dignidad y el orgullo

Me mantendré alejado de las abstracciones, me las guardaré para mí

En fin, me untaré de mantequilla y me fundiré en una parrilla

Me freiré en mi propio jugo y me convertiré en otra persona

En fin, juraré mantenerme alejado de todo lo bueno

Me quedaré tirado en el arroyo, donde debería estar

Juro que encenderé una vela por cada enemigo moderno

Juro que pasaré página a todo esto y no volveré a verte

porque tengo que escapar.

Anuncios

2 comentarios en “From Sunday Morning to Junior Dad II. 1974-1980

  1. Muy buen analisis de los discos de Reed de esta estupenda etapa del genio neoyorkino, para mi la mejor de su carrera gracias a la aportacion jazzistica de Fonfara, que le da un sentido jazzrock & blues a su sonido muy original y variado por su improvisacion continua, haciendo que sus directos de esta epoca, que he podido acceder a ellos gracias a youtube, sean fantasticos todos ellos.
    Pienso que Reed estaba hastiado de la rockstar drogota que el y la RCA habian creado para vender discos a mogollon. Y el sonido hevymetal del R&R ANIMAL es a mi gusto inaguantable, igual que el intragable LULU.
    Con Fonfara Reed da un giro a su carrera, ya que el se sabia limitado musicalmente, por eso su genio compositivo con Velvet necesito el talento musical de Cale para crear una ambientacion musical tan original y rompedora en su momento.
    Y sus discos RR Heart, Bells y Growing up, aunque puedan parecer obras menores, son actualmente mis favoritos que no paro de escuchar en todo momento con gran deleite por mi parte.
    Ahora que Reed ha muerto, podemos acotar su obra y disfrutarla con una perspectiva critica y emocional distinta.
    Los 80 tambien fueron sobresalientes, con New Sensations, Mistral, Legendary Hearts. Pero ya en esta epoca sus directos son repetitivos, siempre suena igual, ya no existen las improvisaciones maravillosas de la epoca Jazz con Fonfara.
    Con Quaine y Saunders encontro un conjunto familiar que arropaba al genio, pero el vigor mutable de su directo ya habia muerto.
    Billy es una gran cancion, al nivel de WALK ON THE WILD SIDE. Es una de mis favoritas de Reed, junto a Street Hassle, I love women o September Song del recopilatorio homenaje a Kurt Weill. Y Turn to me, tambien fabulosa. Pero es que todas las canciones de Reed son buenas.
    Comprendo y me identifico en tu pasion por Reed.
    Felicidades por lo cuidado de tu pagina y tus comentarios tan claros y precisos.
    Saludos cordiales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s